Evangelio y Vida para el 3 de marzo de 2018

por | Mar 3, 2018 | Cuaresma, Evangelio y Vida, Formación, Reflexiones | 0 comentarios

Miq 7, 14-15.18-20; Sal 102; Lc 15, 1-3.11-32.

“Había una vez un Padre que tenía dos hijos”

Esta historia a menudo le da el protagonismo a los hijos: uno porque se fue a vivir lejos, derrochando los bienes de su Padre, el otro porque se quedó a trabajar, para después reprocharle a su Padre la falta de atención recibida.

Es verdad, el Evangelio nos presenta a ambos hijos para mirarnos representados en tales actitudes, pero en su centro está el cariño del Padre, su modo de comportarse, y también la incomprensión recibida.

El Padre ha sido el gran incomprendido de la historia. Un hijo, en su juventud, le insulta pidiendo herencia de lo que no ha trabajado, y cuando la recibe, la afrenta no es menor: la malgasta. El otro se convence de que siempre ha trabajado a su lado (y a pesar de eso no comparte su alegría) y merece, por tanto, un trato especial.

Que esta imagen de Dios que Jesucristo nos revela, nos haga sentirlo más cercano que nunca, y nos impulse a escuchar su voz en los acontecimientos cotidianos de esta cuaresma, que disipe nuestra ingratitud y nuestra pretensión de recibir un trato distinguido.

Fuente: «Evangelio y Vida», comentarios a los evangelios. México.
Autor: Emmanuel Velázquez Mireles, cm

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This