En un excelente texto, los Voluntarios Vicencianos de Cincinnati (VVC) nos ofrecen buenas informaciones para el reclutamiento de voluntarios, ¡y nos enseñan cómo escribir un excelente artículo!

Hay muchos conceptos erróneos sobre el hecho de realizar un año de servicio. Este post busca disipar algunos de estos mitos sobre un año de servicio en general, y más específicamente en VVC.

Mito #1: No voy a poder pagar préstamos estudiantiles u otras facturas

Hecho #1: Para los préstamos estudiantiles, los VVC reciben asistencia para aplazar sus préstamos durante la duración del programa. Además, los VVC reciben un Premio de Educación (del 17 al 18, fue de 5,815 dólares) al completar el programa, para pagar los préstamos anteriores o la escolarización futura. Mary Ellen, una voluntaria de segundo año escribe,

«No fui capaz de aportar tanto dinero para mis préstamos estudiantiles en un trabajo de nivel inicial justo después de la universidad, así que esta fue una gran oportunidad para mí».

Además, el programa cubre todas las necesidades básicas, incluidos el alquiler, los servicios públicos, el seguro de salud y del inquilino, y los estipendios para teléfonos celulares, transporte y uso personal.

Mito #2: No soy católico, así que no pertenezco a VVC.

Hecho #2: Aunque somos una organización católica, el programa VVC es intencionalmente diverso. Se anima a las personas de cualquier creencia a postularse, porque la diversidad de creencias enriquece a la comunidad. Todos tenemos algo que aprender el uno del otro. Phyllis, un voluntario actual, dice:

«Nunca me he sentido juzgado por mi denominación, que puedo practicar sin restricciones. Cuando todos nos reunimos para analizar la espiritualidad, estamos unidos por los principios universales de amor, respeto y servicio. Estas son las creencias que VVC representa».

Mito #3: La vida comunitaria parece demasiado intensa; Necesito estar al día con otras relaciones.

Hecho #3: la vida comunitaria ciertamente no significa que alguien esté aislado del mundo exterior. Los familiares, otras personas significativas y otros amigos son todas relaciones vitales, y tener tiempo para esas personas es importante. VVC sí le desafía a que su comunidad sea una prioridad, pero eso no significa que esté aislado de las otras personas en su vida. David (VVC 2017-18) explica:

«Vas a tener una vida fuera de la comunidad, y eso es comprensible y está bien. La vida de comunidad se trata más de ser intencional sobre el tiempo que pasan juntos, en lugar de pasar todo el tiempo juntos».

Mito #4: Mi función no será relevante. Solo haré el trabajo de un interno.

Hecho #4: Al contrario, los miembros de VVC son una parte integral del personal de St. Vincent de Paul. Tienen la tarea de contribuir a proyectos importantes de una manera significativa, dar sus opiniones honestas y hacer contribuciones reales a la organización. A muchos ex alumnos se les concedió el próximo paso después del año del programa directamente debido al trabajo profesional que hicieron como VVC.

Mito #5: Como residente de Cincinnati, no tengo nada nuevo que aprender aquí.

Hecho #5: Varios VVC han tenido vínculos previos con el área de Cincinnati, pero eso no significa que no quede nada que ganar al servir en un programa local. Jack, un VVC, y Cincinnatian de toda la vida, escribe:

«Este año se distigue con los momentos anteriores de mi vida en Cincinnati, y me da una nueva perspectiva desde la cual puedo ver mi pueblo y su gente, porque ahora soy un adulto, no estoy en la escuela y vivo intencionalmente en la comunidad del West End».

Para escuchar más acerca de los pensamientos de Jack acerca de hacer un año de servicio en su ciudad natal, lea esta entrada en su blog.

Esperamos que este texto haya sido de descartar cualquier mito que pueda tener sobre VVC. Para obtener más información, visite nuestro sitio web y haga clic en Me gusta en nuestro Facebook.



¡Buen trabajo! ¡Ahora todos tenemos nuestros «puntos de conversación» para reclutar misioneros (a.k.a. voluntarios)!

Pin It on Pinterest

Share This