Evangelio y Vida para el 16 de febrero de 2018

por | Feb 16, 2018 | Cuaresma, Evangelio y Vida, Formación, Reflexiones | 0 comentarios

“El vino nuevo se echa en vasijas nuevas»

Is 58, 1-9; Sal 50, 3-19; Mt 9, 14-15.

Estamos en los tiempos nuevos. Con Jesús ha comenzado la Nueva Alianza. Él está presente.

Es tiempo de las bodas y la fiesta. El vino nuevo del Reino hace y requiere personas nuevas, creyentes, agradecidas, y de un testimonio entusiasmado. ¿Somos así? Si no lo somos, si hemos perdido a Jesús, entonces es tiempo de ayuno y de arrepentimiento para recobrar a Jesús.

Hay una clase de ayuno que necesito todos los días: es al ayuno del egoísmo y del pecado. Las máquinas tienen defectos, lo animales muerden o matan, pero no tienen libertad y tampoco pecado. El hombre, no sólo tiene limitaciones, tiene pecados. Nuestra amable élite del relativismo quiere hacernos como las máquinas o los animales. Suprime del vocabulario el nombre de pecado. Le tiene miedo al nombre. Sólo –dicen– tenemos errores, como las máquinas. Algo así como si la injusta pobreza o los nuevos crucificados fueran efecto de al algún error de la evolución. Es otra manera de justificar a los explotadores.

Si visito mi interior, mis relaciones, o la ciudad llena de alambradas, sé del pecado. Y del pecado tengo que ayunar. Como dice el profeta Isaías: “Si apartas el gesto amenazante y las palabras perversas, si sacias el hambre del oprimido” entonces haces el ayuno que agrada a Dios. Y la Cuaresma es una oportunidad de Dios para esta clase de fecundo ayuno.

Fuente: «Evangelio y Vida», comentarios a los evangelios. México.
Autor: Honorio López Alfonso, cm

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This