Evangelio y Vida para el 15 de enero de 2018

por | Ene 15, 2018 | Evangelio y Vida, Formación, Reflexiones | 0 comentarios

1Sam 15, 16-23; Sal 49; Mc 2, 18-22.

“Por qué no ayunan tus discípulos?”

¡Vino Nuevo; Odres nuevos! Con este llamado, el Papa Juan XXIII abrió el Concilio Vaticano Segundo. Parecía que se desprendía de sus largos años, y se convertía en un profeta joven, embarcando a la Iglesia en una gran aventura del Espíritu. Dijo: Lo que ahora se necesita es un nuevo entusiasmo, una nueva alegría.

Cristo nos llama a la alegría. A una alegría profunda, nacida desde la paz del corazón. Él nos lo dijo claramente: “¿Cómo pueden ayunar los invitados a la boda, mientras están con el esposo?” Si realmente Jesucristo habita en nosotros a través de su presencia, ¿cómo podemos mantenernos sin esperanza, sin alegría, sin paz? El ayuno, el sacrificio, la renuncia todo esto es medio para estar con Jesús, todo esto es preciso si nos lleva a encontrar al hermano solo y desamparado, si nos lleva a anunciar la Buena Nueva del evangelio. Recordemos que todas estas acciones son medios para conseguir el fin que es el encuentro con Jesucristo.

Señor Jesús, hoy me invitas a dejar lo viejo, lo desgastado, la rutina, el pesimismo y la tristeza. Me invitas a desprenderme del espíritu deteriorado y débil con el que a veces vivo mi fe. Me llamas a más, a estar en pie de lucha con un amor y un entusiasmo renovado. Y para que mi amor sea nuevo cada día debe alimentarse de tu Palabra en la oración y en los sacramentos.

Fuente: «Evangelio y Vida», comentarios a los evangelios. México.
Autor: Benjamín Romo Martín, cm

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This