Mi madre era alcohólica; a los 17 años decidí escapar de esta situación. Fue aterrador. Ya sabes: antes de quedar sin hogar, solía juzgar, pero luego me pasó a mí. Solía ​​pensar que todas las personas sin hogar consumían drogas, tenían problemas con el alcohol, simplemente no eran buenas personas. Pero cuando llegué a St. Vincent vi que ese no era el caso, que había mucha gente buena que venían de todo tipo de situaciones.

Brittany Hill was Homeless

Estuve pasando de casa en casa hasta los 18 años, cuando mi tía me dijo que la Sociedad de San Vicente de Paúl podía ayudarme a conseguir un lugar propio. Mientras crecía, saltaba de un trabajo a otro, pero en realidad nunca tuve a nadie que me enseñara cómo pagar mis cuentas, cómo conseguir un lugar propio, cómo superar mi ansiedad y depresión. Pero la Sociedad de San Vicente me enseñó todo eso.

Estaba sola. Asustada. No sabía qué camino estaba tomando mi vida, pero por primera vez tenía esperanza. La Sociedad de San Vicente me hizo sentir que importaba, que tenía un futuro por el que luchar. No tenía a nadie, ni familia ni amigos en aquel momento, pero el personal de St. Vincent fue amable y amigable. Todavía estaba aterrorizada, pero me ayudaron a sentirme un poco más cómoda. A partir de ahí, estuve entrando y saliendo del refugio durante los años siguientes, pero los trabajadores sociales de St. Vincent nos ayudaron a mí y a mi esposo a encontrar un hogar a tiempo para el nacimiento de nuestra hija.

La Sociedad de San Vicente de Paúl hizo que quisiese ser mejor, hizo que quisiese enseñar a mis hijos a ser amables con los demás, a darme cuenta de que no todos son tan afortunados como somos nosotros ahora. No todos tienen un lugar donde vivir, no todos saben de dónde vienen sus alimentos y su ropa. Ahora mi esposo trabaja en St. Vincent, y a nuestros hijos les enseñamos a devolver los juguetes al refugio para niños que no tienen esas cosas. Ahora vivimos en un área agradable, nuestros hijos pueden ir a buenas escuelas… no sé dónde estaríamos sin la Sociedad de San Vicente.


De la Sociedad de San Vicente de Paúl, Dayton, Ohio (EE. UU.)

Pin It on Pinterest

Share This