últimas noticias sobre el COVID-19

Las personas son generosas • Una reflexión semanal con Ozanam

por | Dic 25, 2017 | Federico Ozanam, Formación, Javier F. Chento, Reflexiones | 0 comentarios

Representantes del pueblo,

No digáis que os falta el dinero. Cuando haya que sacarlo fuera de los recursos habituales, cuando no tengáis nada que esperar de la economía y del crédito, esperad todavía la generosidad de Francia. Anunciadle abiertamente las medidas que la salvarán, y el déficit que retrasa su ejecución. Abrid una suscripción nacional para los obreros sin trabajo, no sólo de París, sino de todas las provincias. Ponedla bajo la tutela y el control de vuestros más grandes ciudadanos, los más ilustrados, los más respetables. Que vuestros novecientos nombres tengan el honor de figurar entre los primeros; que los obispos que están en la Asamblea inviten a sus colegas y a los treinta mil curas de Francia a anunciar la suscripción en todos los púlpitos; que el ministro del interior ordene a los cuarenta mil alcaldes a publicarla, a popularizarla en todos los municipios; recibid tanto en especie como en metálico; que las cuentas sean públicas y rendirlas frecuentemente; haced de ello un asunto de seguridad para los tímidos, de patriotismo, de caridad para todos, y me sorprendería que quedara algún financiero que os niegue un billete bancario, y un campesino que no os traiga un puñado de trigo.

ozanam_firma

Federico Ozanam, «Aux gens de bien» [A las gentes de bien], en L’Ère Nouvelle, nº 151, del 15 de septiembre de 1848.

reflexion-ozanam-es

Reflexión:

  1. Seguimos reflexionando con el artículo “Aux gens de bien” [A las gentes de bien], publicado en el periódico L’Ere Nouvelle pocos meses a finales del año 1848. En él, Federico se dirige a varios estamentos sociales (como hemos ya visto a los ricos, a los sacerdotes y a los políticos en este texto, en este otro y en este tercero) para que se esfuercen en solucionar los problemas de los pobres.
  2. En las elecciones legislativas de abril de 1848 se eligieron los 880 escaños de la Asamblea constituyente (de ahí la referencia a los «900 nombres» que encontramos en el texto de Ozanam). La gran mayoría de los elegidos (600 de 880) fueron republicanos liberales, los sectores más moderados de la revolución de febrero de 1848. Desafortunadamente, tras unos duros enfrentamientos en junio del mismo año, la insurrección fue duramente reprimida y el gobierno inició un giro hacia posturas conservadoras, limitando derechos como, por ejemplo, el derecho al trabajo. Hay que hacer notar que entonces la jornada laboral se situaba en las 10 horas diarias.
  3. Políticamente, son tiempos turbulentos. Las distintas fuerzas, de derecha o de izquierda, legitimistas o republicanos, se van alternando en las mayorías… mientras el pueblo sigue sufriendo innumerables necesidades.
  4. Federico hace una llamada a la unidad de acción para luchar juntos en favor de los necesitados. Si fuese un problema de escasez de dinero, pide que se apele a la generosidad del pueblo; incluso que la Iglesia se implique en solucionar estas situaciones de necesidad. Es optimista respecto a la respuesta a este llamado: cree en la bondad y generosidad de las personas.
  5. Hoy en día vivimos un amplio abismo entre pobres y ricos. Oxfam Intermon, en su estudio de 2014 titulado «Gobernar para las élites. Secuestro democrático y desigualdad económica» indica, entre otro muchos datos, que «La riqueza mundial está dividida en dos: casi la mitad está en manos del 1% más rico de la población, y la otra mitad se reparte entre el 99% restante».
  6. Otro dato aterrador: la fortuna personal de las 8 personas más ricas del globo excede el total de bienes de las 3.500 millones de personas más pobres (Cf. el estudio de Oxfam Intermon, de 2017, titulado «Una economía para el 99%«)
  7. ¿Son todos los males de nuestro mundo consecuencia de esta desigualdad? Sin duda, tienen muchísimo que ver con ella. Abundan los datos, que son alarmantes y se encuentran con mucha facilidad, de fuentes confiables, en Internet.
  8. Como vicencianos, debemos preguntarnos una y otra vez qué es lo que hacemos para paliar estas injusticias.

Cuestiones para el diálogo:

  1. ¿Soy generoso con los pobres, compartiendo mis propios bienes?
  2. ¿Cómo financiamos nuestras obras?
  3. ¿Acudimos a nuestros conocidos y allegados para que nos ayuden financieramente a llevar a cabo nuestro servicio?

Javier F. Chento
twitter icon @javierchento
facebook icon JavierChento

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This