“Con marcadas diferencias políticas, ¿cómo nos mantenemos unidos como Vicencianos?”; es una cita directa de la sección Voice of the Poor del sitio web de la Sociedad de San Vicente de Paúl en Estados Unidos. Plantea preguntas serias ante los esfuerzos de la Familia Vicenciana por servir siendo la Voz de los Pobres. Las preguntas se agudizan cuando pensamos en la defensa, que es una parte de ser la voz de los pobres y marginados en la sociedad.

Hay todo tipo de grupos de presión a favor de las industrias poderosas. ¿Quién aboga en nombre del más pequeño de los hermanos y hermanas de Jesús? ¿No estamos llamados a ser la voz de los sin voz?

Voz de los pobres

El tema no es nuevo.

El texto de la página web continúa así:

“Cuando Federico Ozanam y sus amigos formaron la primera Conferencia, acordaron no discutir sobre política partidista.

No hablamos como demócratas, republicanos o como miembros de ningún partido político.

Hablamos como católicos, cuya enseñanza establece que debemos considerar las necesidades de los menos afortunados al formar nuestra conciencia.

La Enseñanza Social Católica, incluido el documento de los Obispos de los Estados Unidos “Formando la conciencia para ser ciudadanos fieles“, así como nuestra Sociedad de San Vicente de Paúl, son claros en esas enseñanzas”.

Además de lo anterior, debemos tener en cuenta cómo el Papa Francisco se hace eco de la enseñanza de los Papas Pablo VI, Juan XXIII, Benedicto XVI. Cada uno de estos, a su manera, nos recuerda las palabras de Jesús: ‘Lo que haces por el más pequeño de mis hermanos y hermanas, me lo haces a mí'”.

Preguntas para la reflexión

  • ¿Aceptamos nuestro llamado a ser la voz de los marginados?
  • ¿Cuál es nuestra actitud hacia una enseñanza tan consistente de los Papas?
  • ¿Qué iniciativas prácticas podrían unirnos, como Familia Vicenciana, como voces de los pobres?

Pin It on Pinterest

Share This