Evangelizador de los pobres de toda clase

por | Nov 23, 2017 | Formación, Reflexiones, Ross Reyes Dizon | 0 comentarios

Jesús es el Evangelizador de los pobres.  Son de él y herederos de su reino todos cuantos viven anunciando la Buena Nueva a los pobres.

Jesús recorre todos los pueblos y aldeas.  Enseña él en las sinagogas y proclama el Evangelio del reino.  Sana además toda clase de enfermedades y dolencias.  Pasa él, sí, haciendo el bien.  Así que se puede decir que es Evangelizador «de palabra y de obra» (SV.ES XI:393).

Es que Jesús es tan compasivo como el Señor Dios que le ha enviado.  Lo propio de este Dios es la misericordia (SV.ES XI:253).  Por eso, oye él el clamor de los oprimidos y se fija en sus sufrimientos.  Hace justicia también a los huérfanos y a las viudas.  Ama además a los inmigrantes, alimentándoles y vistiéndoles.  Y cual pastor bueno y solícito, el Señor Dios cuida él mismo en persona a su pueblo.

No extraña, pues, que se compadezca Jesús de las gentes que están extenuadas y abandonadas como ovejas sin pastor.  Y esta compasión lo impulsa a enviar a sus discípulos y darles autoridad para que hagan ellos lo que él.  Jesús, entonces, no solo asiste a los pobres de todas las maneras; procura también que los demás les asistan asimismo.

Los de Jesús se acreditan por su dedicación a la asistencia de los necesitados, por su celo evangelizador.

Como el Padre lo ha enviado, así envía el Evangelizador de los pobres a los suyos.  Quiere Jesús que los suyos sean uno con él y con el Padre.  Y esto se realiza cuando el obrar de los discípulos es el de Jesús mismo, es el del Padre mismo.  Siendo uno con Jesús y con el Padre, los discípulos contribuyen también a que Dios sea todo en todos.

Y obrar como el Evangelizador de los pobres y como Dios mismo, esto es lo decisive.  Según José Antonio Pagola, lo decisivo «no es la condición social, el talento personal o el éxito logrado a lo largo de los años.  Lo decisivo es el amor práctico y solidario a los necesitados de ayuda».  Y son herederos del reino, por supuesto, todos cuantos, sean creyentes o no creyentes, alivian el sufrimiento del los pobres.

Señor Jesús, que nosotros no avergoncemos jamás a los que no tienen nada ni dejemos que ellos pasen hambre.  Haz que así sea grata a tus ojos nuestra celebración de tu Cena.

26 Noviembre 2017
34º Domingo de T.O. (A) – Jesucristo, Rey del Universo
Eze 34, 11-12. 15-17; 1 Cor 15, 20-26. 28; Mt 25, 31-46

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This