Evangelio y Vida para el 23 de noviembre de 2017

por | Nov 23, 2017 | Evangelio y Vida, Formación, Reflexiones | 0 comentarios

1 Mc 2, 25-29; Sal 49, 1-6.14-15; Lc 19, 41-44.

”…no has conocido el tiempo ni la visita de tu Dios“

Así se lo dice Jesús a Jerusalén. “Y lloró por ella”. Nadie tuvo tantas posibilidades de Dios como Jerusalén. Y las desperdició. ¡Triste Jerusalén, que soy como tú!

¡Cuánto amor desperdiciado, cuantas ocasiones y visitas del Señor y de sus mensajeros los acontecimientos!

¡Cuánto amor echado en saco roto!

Jerusalén no reconoció el tiempo de Dios, no acogió suvisita, notuvoojosparaverquiénera Jesúsde Nazaret. Y ella se castigó perdiendo la salvación. “Vendrán días en que tus enemigos te cercarán… y no dejarán en ti piedra sobre piedra”. Las malas decisiones, a la corta o a la larga, traen malas consecuencias.

Pero Jerusalén es más que la ciudad que crucificó a Jesús. Hace pocos meses lo decía así el famoso cantante irlandés Bono: “Estuve en Jerusalén en una peregrinación con mi familia, y fui al Gólgota. Estuve ahí un rato a solas, donde la muerte murió. Pensaba eso: “Aquí la muerte murió”… “la muerte ya no tiene poder sobre mí, como tenía a mis 14 años, cuando mi madre murió. Una parte de nuestra psicología está asentada sobre el miedo a la muerte. Dice la Escritura que ahora vemos como en un espejo pero entonces veremos cara a cara. Así que, si sabes esto, entonces la vida es más fácil. ¡No puedo esperar a verlo todo claro!”.

Jerusalén es el lugar donde Jesucristo “me amó y se entregó a la muerte por mi”; aquella culpa y rechazo se nos hizo salvación. “Donde abundó el pecado, sobreabundó la gracia” (Rom 5, 20). ¡Gloria a Jesús!

Fuente: «Evangelio y Vida», comentarios a los evangelios. México.
Autor: Honorio López Alfonso, cm

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This