últimas noticias sobre el COVID-19

Novena a la Virgen Milagrosa, día 4: El amor en el matrimonio

por | Nov 22, 2017 | Espiritualidad y práctica espiritual, Formación | 0 comentarios

La celebración de este día nos presenta a María en el hogar de Nazaret y nos invita a revestirnos de las actitudes necesarias para que cada una de nuestras familias sea el espacio donde puedan las personas madurar y desarrollarse plenamente. El “himno de la caridad” (1 Cor 13) sirve al Papa como introducción al capítulo cuarto: “El amor en el matrimonio”. Francisco desmenuza, a partir de la síntesis del Apóstol, los rasgos que deben caracterizar la relación conyugal.

Subraya así la paciencia, la actitud de servicio, la amabilidad… Pide además cultivar, en el seno del matrimonio, actitudes de desprendimiento; de rechazo a la violencia interior que termina por proyectarse hacia los demás; de alegrarse con el bien de los otros, y, fundamentalmente, de perdonar, de intentar comprender la debilidad ajena.

“Si aceptamos –dice– que el amor de Dios es incondicional, que el cariño del Padre no se debe comprar ni pagar, entonces podremos amar más allá de todo, perdonar a los demás aun cuando hayan sido injustos con nosotros” (AL 108).

MONICIÓN DE ENTRADA

El hogar de Nazaret es la referencia permanente para que cada una de nuestras familias acierte a vivir la misión que le ha confiado el Señor.

La celebración de este día nos presenta a María en el hogar de Nazaret y nos invita a revestirnos de las actitudes necesarias para que cada una de nuestras familias sea el espacio donde puedan las personas madurar y desarrollarse plenamente.

Pueden cambiar muchas cosas en la familia pero que nunca cambie el amor.

ORACIÓN COLECTA

Señor, Padre santo, que, por una disposición admirable, quisiste que tu Hijo naciera de una mujer y le estuviera sometido, concédenos conocer más profundamente el misterio de la Palabra hecha carne, y llevar una vida escondida en la tierra hasta que, acompañados por la Virgen Madre, merezcamos entrar gozosos en tu casa. Por nuestro Señor Jesucristo.

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Efesios

Bendito sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos ha bendecido en la persona de Cristo con toda clase de bienes espirituales y celestiales. Él nos eligió en la persona de Cristo, antes de crear el mundo, para que fuésemos santos e irreprochables ante él por el amor.

Él nos ha destinado en la persona de Cristo, por pura iniciativa suya, a ser sus hijos, para que la gloria de su gracia, que tan generosamente nos ha concedido en su querido Hijo, redunde en alabanza suya.

Por su medio hemos heredado también nosotros. A esto estábamos destinados por decisión del que hace todo según su voluntad.

Y así, nosotros, los que ya esperábamos en Cristo, seremos alabanza de su gloria.

Palabra de Dios

Salmo responsorial

Dios te eligió para que fueses santa e irreprochable.

Desbordo de gozo con el Señor, y me alegro con mi Dios: porque me ha vestido un traje de gala y me ha envuelto en un manto de triunfo, como novia que se adorna con sus joyas. R.

Como el suelo echa sus brotes, como un jardín hace brotar sus semillas, así el Señor hará brotar la justicia y los himnos ante todos los pueblos. R.

Los pueblos verán tu justicia, y los reyes tu gloria; te pondrán un nombre nuevo, pronunciado por la boca del Señor.

Serás corona fúlgida en la mano del Señor y diadema real en la palma de tu Dios. R.

ALELUYA

EVANGELIO (Lc 2, 46-51)

+ Lectura del santo Evangelio según san Lucas

A los tres días, los padres de Jesús lo encontraron en el templo, sentado en medio de los maestros, escuchándolos y haciéndoles preguntas; todos los que le oían quedaban asombrados de su talento y de las respuestas que daba.

Al verlo, se quedaron atónitos, y le dijo su madre: -«Hijo, ¿por qué nos has tratado así? Mira que tu padre y yo te buscábamos angustiados.» Él les contestó: -«¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que yo debía estar en la casa de mi Padre?» Pero ellos no comprendieron lo que quería decir. Él bajó con ellos a Nazaret y siguió bajo su autoridad. Su madre conservaba todo esto en su corazón.

Palabra del Señor

SUGERENCIAS PARA LA HOMILÍA

  • Hay tres capítulos en la Exhortación AL, que nos van a centrar tres días de la Novena: “El amor en el Matrimonio”, el “Amor que se vuelve fecundo” y “Fortalecer la educación de los hijos”. Todos se centran en el amor y es que Dios es amor, los hijos son hijos del amor y tenemos que ayudarnos a crecer en ese amor. La Palabra de Dios hoy nos habla de ese amor. Dios nos eligió antes de crear el mundo en la persona de Cristo, el Hijo de María. La respuesta decidida, el Sí de María ha introducido a Dios en nuestro mundo y a nosotros en el mundo de Dios, en el misterio de Eso nos hace desbordar de gozo y alegría con Dios. El Evangelio nos muestra el misterio del amor humano en la familia y nos abre al misterio del amor de Dios. Ante la angustia, la sorpresa y la alegría del encuentro del niño en el templo, surgen las preguntas que nos llevan más allá de nosotros mismos. La Madre conservaba todo en el corazón.
  • Después del comentario del himno a la caridad de San Pablo (AL 90-119), el Papa Francisco nos dice: “El matrimonio es un signo precioso, porque cuando un hombre y una mujer celebran el sacramento del matrimonio, Dios, por decirlo así, se refleja en ellos, imprime en ellos los propios rasgos y el carácter indeleble de su amor… Dios hace de los dos esposos una sola existencia” (AL 121)
  • Toda la vida, todo en común. Es la máxima amistad … un alto compromiso … una amistad que incluye las notas propias de la pasión … una amistad peculiar entre un hombre y una mujer, una unión conyugal fiel y abierta a la generación … compartiendo la sexualidad, llena de alegría y de belleza … El amor al otro implica ese gusto de contemplar y valorar lo bello y sagrado de su ser personal, que existe más allá de mis necesidades. La alegría de ese amor contemplativo tiene que ser cultivada (AL 123-130)
  • Casarse por amor es optar por convertir dos caminos en un único camino, pase lo que pase y a pesar de cualquier desafío… esto está arraigado en la naturaleza misma de la persona humana y de su carácter social. Es un amor que se manifiesta en mil gestos y hay que cultivarlo para que siga creciendo y madurando día tras día con tres palabras clave: “permiso, gracias, perdón” (AL 133). El amor matrimonial no se cuida ante todo hablando de la indisolubilidad como una obligación, o repitiendo una doctrina, sino afianzándolo gracias a un crecimiento constante bajo el impulso de la gracia. Una idea celestial del amor terreno olvida que lo mejor es lo que todavía no se ha alcanzado … “Es más sano aceptar con realismo los límites, los desafíos o la imperfección, y escuchar el llamado a crecer juntos, a madurar el amor y a cultivar la solidez de la unión, pase lo que pase” (AL 135). El diálogo, las emociones, el gozo, la entrega, la libertad embellecen la vida de los esposos que admiran la dignidad del otro sin pretender borrar las diferencias que hay entre los dos (AL 155)
  • Al terminar el capítulo cuarto el Papa reflexiona sobre el matrimonio y la virginidad. ¿Qué es mejor? y me viene a la memoria la situación de Santa Catalina Labouré al decirle a su padre la llamada que sentía para ser Hija de la Caridad. Su padre la necesitaba para llevar la casa e intenta por todos los medios disuadirla. La envía a París a casa de su hijo Carlos que ha puesto una tienda de vinos y taberna. Su mujer tenía ya también allí un restaurante para que comieran los obreros y acababa de morir. Carlos necesitaba ayuda. Catalina tendrá que ir a echarle una mano. Es fácil que alguno la corteje en el restaurante.

ORACIÓN UNIVERSAL

Sacerdote: Oremos al Señor, nuestro Dios, que eligió a María con vocación singular, llena de gracia.

¡Oh María, sin pecado concebida, rogad por nosotros, rogad por nosotros, que recurrimos a Vos!

  1. Por la Iglesia, la Esposa de Cristo, purificada por el agua y la Palabra. Roguemos al Señor.
  2. Por las consagradas y por todas aquellas mujeres que dedican su vida, su tiempo, a diversas tareas eclesiales. Roguemos al Señor.
  3. Por las mujeres que en diversos países sufren discriminación injusta. Roguemos al Señor.
  4. Por las madres, por las esposas, por las viudas, por las solteras, por las novias. Roguemos al Señor.
  5. Por nosotros, elegidos en la persona de Cristo, llamados a ser santos e irreprochables ante Dios por el amor. Roguemos al Señor.

¡Oh María, sin pecado concebida, rogad por nosotros, rogad por nosotros, que recurrimos a Vos!

Sacerdote: Te pedimos, Señor, que la Virgen llena de Gracia sea fuente de bendición para todos. Por Jesucristo Nuestro Señor.

OFERTORIO

Te presentamos, Señor, estos dones de propiciación y alabanza, pidiendo humildemente que, siguiendo el ejemplo de la Virgen de Nazaret, nos ofrezcamos nosotros mismos como hostia santa y agradable a ti. Por Jesucristo, nuestro Señor.

PREFACIO

  1. El Señor esté con vosotros
  2. Y con tu espíritu.
  3. Levantemos el corazón.
  4. Lo tenemos levantado hacia el Señor.
  5. Demos gracias al Señor nuestro Dios.
  6. Es justo y necesario

En verdad es justo darte gracias, y deber nuestro glorificarte, Padre santo, en esta celebración de la gloriosa Virgen María. Ella, en Nazaret, al recibir con fe el anuncio del ángel, concibió en el tiempo como salvador y hermano para nosotros a tu Hijo, engendrado desde toda la eternidad. Allí, viviendo unida a su Hijo, alentó los comienzos de la Iglesia, ofreciéndonos un luminoso ejemplo de vida. Allí, la Madre, hecha discípula del Hijo, recibió las primicias del Evangelio, conservándolas en el corazón y meditándolas en su mente. Allí, la Virgen purísima, unida a José, el hombre justo, por un estrechísimo y virginal vínculo de amor, te celebró con cánticos, te adoró en silencio, te alabó con la vida y te glorificó con su trabajo. Por eso, con todos los ángeles y los santos, te alabamos diciendo sin cesar:

Santo, Santo, Santo…

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Dirige tu mirada, Padre santo, sobre los que alimentas con tus sacramentos, para que, fortalecidos con el ejemplo de la bienaventurada Virgen María, edifiquemos silenciosamente tu Reino en la tierra y disfrutemos de él con tu Hijo para siempre en los cielos. Que vive y reina por los siglos de los siglos.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This