Sencillez desacostumbrada pero necesaria

por | Nov 1, 2017 | Formación, Reflexiones, Ross Reyes Dizon | 0 comentarios

En Jesús hay coherencia entre el pensar y el decir y, asimismo, entre el decir y el hacer.  No somos cristianos si nos falta tal sencillez.

Esta vez, se dirige Jesús a la gente y a sus discípulos para confortarlos.  Es que fácilmente pueden desconcertarse y desanimarse, viendo la mala conducta, la falta de sencillez, de los dirigentes religiosos.

E indica Jesús que la distinción entre el magisterio y los que lo ejercen es decisiva.  Quien reconoce que el mal comportamiento de los maestros no necesariamente invalida sus pronunciamentos magisteriales puede mantenerse tranquilo y optimista.  Después de todo, es Dios quien garantiza la eficacia del magisterio.

Pero Jesús no permite a los malos maestros salirse con la suya.  Al contrario, denuncia categóricamente el decir y no hacer de ellos.  Pone al descubierto además su carácter de maestros insoportables, su jactancia y vanagloria.  Critica también su afán de ser reconocidos y servidos por los demás.

Pero nada de eso, de esa falta de sencillez y sinceridad, entre los que buscamos seguir a Jesús.

Deja bien claro Jesús que no hay que seguir el ejemplo que dan los catedráticos que se apartan del camino.  Ellos hacen tropezar a muchos en la observancia de la ley.  En lugar, pues, de imitarlos, los que queremos pertenecer a Jesús seremos los servidores de los demás.  No nos enalteceremos.  Más bien, nos humillaremos.

Seguiremos el ejemplo contagioso de servicio y humildad que nos ha dado nuestro Maestro y nuestro Señor.  Lavó Jesús los pies a sus discípulos; lo haremos asimismo.  Imitaremos al que vino, no para ser servido, sino para servir y dar su vida por todos.  Procuraremos tenerles tanto cariño a nuestros hermanos, —uno solo es nuestro Padre—, que desearemos entregarles incluso nuestras vidas.

Así nos caracterizará la sencillez de los pobres, quienes conservan la verdadera religión (SV.ES XI:120).  Como los pobres con fe viva, los que imitaremos a Jesús jamás perderemos la paciencia y la esperanza.

Y, ¿qué pasa cuando ayudamos con sencillez a los necesitados, como lo hacía Jesús?  Proclamamos, seguramente, su muerte, su entrega total, hasta que él vuelva.  Así la proclamaba de manera sencilla y contagiosa, claro, la madre del obispo paúl, Andrew E. Bellisario.

Señor Jesús, suscita en nosotros la sencillez que rompa los esquemas de hipocresía, duplicidad y soberbia que presenciamos hoy.

5 Noviembre 2017
31º Domingo de T.O. (A)
Mal 1, 14b – 2, 2b. 8-10; 1 Tes 2, 7b-9. 13; Mt 23, 1-12

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This