El tema del Año Jubilar del Carisma Vicentino nos acompaña a lo largo de este año. Sobre este tema me enfrento inmediatamente a esta representación de san Vicente, que se encuentra en París en la iglesia de Saint-Nicolas-des-Champs.

welcome the stranger

Vicente recibe y conduce a un hombre pobre y harapiento, apoyado en un bastón, al otro lado de la calle. Toda la actitud de san Vicente expresa invitación, apertura, bienvenida y afecto. Su rostro se vuelve completamente hacia el pobre, que también mira a los ojos de Vicente; los ojos del uno descansan sobre los del otro. El hombre parece agotado y al límite de su fuerza. No está claro si el carro al fondo, con la puerta abierta, está dispuesto para este pobre hombre; pero la actitud de san Vicente estaría en condiciones de llevarlo a su casa en el carruaje.

“Dar la bienvenida al extranjero” – aquí hay un extranjero en varios aspectos: un desconocido, una persona de las periferias, un pobre, un desamparado que viene de otro “mundo”. ¡Ser extranjero puede tener muchas caras, incluso hoy!

Vicente no tiene ningún contacto previo. No se detiene en palabras, sino que deja que su corazón hable. El amor se convierte en un hecho en él, porque él ha tomado seriamente el misterio de que Cristo nos sale al paso en cada hombre, incluso cuando su cara está desfigurada hasta ser irreconocible. Vicente de Paúl ha vivido lo que el Apóstol Juan escribe: ” “Hijos míos, no amemos de palabra ni de boca, sino con obras y según la verdad” (1 Juan 3, 18).

El Papa Francisco escribe en su mensaje para la primera Jornada Mundial de los Pobres, el 19 de noviembre de 2017:

Estas palabras del apóstol Juan expresan un imperativo que ningún cristiano puede ignorar. La seriedad con la que el «discípulo amado» ha transmitido hasta nuestros días el mandamiento de Jesús se hace más intensa debido al contraste que percibe entre las palabras vacías presentes a menudo en nuestros labios y los hechos concretos con los que tenemos que enfrentarnos. El amor no admite excusas: el que quiere amar como Jesús amó, ha de hacer suyo su ejemplo; especialmente cuando se trata de amar a los pobres. Por otro lado, el modo de amar del Hijo de Dios lo conocemos bien, y Juan lo recuerda con claridad. Se basa en dos pilares: Dios nos amó primero (cf. 1 Jn 4,10.19); y nos amó dando todo, incluso su propia vida (cf. 1 Jn 3,16).

Un amor así no puede quedar sin respuesta. Aunque se dio de manera unilateral, es decir, sin pedir nada a cambio, sin embargo inflama de tal manera el corazón que cualquier persona se siente impulsada a corresponder, a pesar de sus limitaciones y pecados. Y esto es posible en la medida en que acogemos en nuestro corazón la gracia de Dios, su caridad misericordiosa, de tal manera que mueva nuestra voluntad e incluso nuestros afectos a amar a Dios mismo y al prójimo. Así, la misericordia que, por así decirlo, brota del corazón de la Trinidad puede llegar a mover nuestras vidas y generar compasión y obras de misericordia en favor de nuestros hermanos y hermanas que se encuentran necesitados.

Mensaje de Su Santidad el Papa Francisco, I Jornada Mundial de los pobres, nº. 1.

“Dar la bienvenida al forastero” – esta invitación no sólo se refiere a los que son “extranjeros” para nosotros, sino que también nos permite mirar hacia atrás a nosotros mismos, por así decirlo. ¿No somos también a veces extranjeros? No sólo cuando viajamos a otro país, sino también en nuestro propio país? ¿Cómo nos ven las personas que “no tienen nada que ver con la iglesia”? ¿Nos sentimos bienvenidos en tales situaciones? ¿Podemos soportar tales situaciones? Tal vez tales reflexiones ayudan a ponernos en un lugar extraño dentro de nosotros mismos, a sentirnos con ellos, y luego a tratar con ellos de manera diferente.

Otro aspecto de este tema, que todavía quiero enfatizar, es el siguiente: ¿no soy a veces extranjero para mí mismo? ¿No hay situaciones, experiencias, acontecimientos, en las que o después de las que ya no me conozco, soy ajeno a mí mismo? Cuán profundamente sucede cuando alguien me acepta en mi ser extranjero (me da la bienvenida) y me ayuda a aceptarme a mí mismo; para poder experimentar esta propia alienación como una oportunidad y desarrollo. Esta experiencia puede ser útil para percibir a otras personas en su propia existencia forastera y acompañarlos en su camino hacia ellos mismos, también. ¡Ser forastero tiene muchas facetas para mí! No sólo los visiblemente pobres pueden ser extranjeros para mí, sino también las personas que son ajenas a ellas mismas, a quienes también se aplica la frase “dar la bienvenida al forastero”. Conocer a todos con un corazón abierto es un desafío constante de nuestro Cristo.

En su carta a la Jornada Mundial de los Pobres, el Papa Francisco elogia una cultura tal, viviendo la acogida:

Benditas las manos que se abren para acoger a los pobres y ayudarlos: son manos que traen esperanza. Benditas las manos que vencen las barreras de la cultura, la religión y la nacionalidad derramando el aceite del consuelo en las llagas de la humanidad. Benditas las manos que se abren sin pedir nada a cambio, sin «peros» ni «condiciones»: son manos que hacen descender sobre los hermanos la bendición de Dios. [nº 5].


Cuadro de Pierre Brisset, Iglesia de Saint-Nicolas-des-Champs, París


Fuente: Untermarchtal, 03.07.2017


Tags:

Pin It on Pinterest

Share This