Hacia las periferias de la vida (15 y último): El principio de algo grande

por | Ago 21, 2017 | Familia Vicenciana, Noticias, Situaciones de necesidad y respuestas | 0 comentarios

13 de agosto de 2017. En la casa provincial de Sevilla nuestra trayectoria hacia las periferias llega a su fin. Han sido días largos e intensos, cargados de emociones, llantos y sufrimiento, aunque también de alegría y esperanza. Desde que salimos de nuestros hogares hasta que regresamos a ellos parece haber pasado una eternidad y ahora somos incapaces de volver a nuestra realidad sin más. Hemos visto tanto, hemos escuchado tantos testimonios impactantes y acompañado a tantas personas en situaciones de dolor que nos sentimos cambiados interiormente.

Inmigrantes acogidos en España que han conseguido seguir con sus estudios y encontrar un trabajo digno, jóvenes que explican cómo lograron pasar la frontera que les separaba de España y esquivaron la muerte en su camino, sonrisas de niños y ancianos alegres de ver a gente joven dispuesta a entregarles todo su cariño, madres víctimas de trata que rehacen su vidas, enfermos con VIH cuidados por las Hermanas, asentamientos de inmigrantes e invernaderos en condiciones extremas, niños viviendo en la calle sin ninguna clase de protección, personas aparentemente invisibles a los ojos del resto de la población…

Como se imaginan, uno no puede volver a ser el que era después de haber presenciado situaciones de injusticia acentuadas por la indiferencia de un mundo egoísta al que le sobra la admiración a sí mismo y le falta darse un poquito bastante a los demás. Salíamos para ser sal y luz de la tierra, para llevar nuestro entusiasmo y nuestra alegría a los más pobres, a los favoritos del Padre. Y así lo hicimos, nos entregamos, con las manos abiertas y el corazón atento a las necesidades de nuestros hermanos para servirles del mismo modo en el que Cristo lo hizo.

Nuestro regreso a España ha sido fácil, no hemos tenido que sufrir ni arriesgar nuestra vida para ello. Y ahora que estamos aquí nos sentimos perdidos, nuestro espíritu se agita al pensar en todas y cada una de las personitas a las que hemos conocido, aquellas con quienes compartimos, quienes nos acogieron y las que nos recibieron en sus casas. No sabemos cuál será el siguiente paso, pero estamos convencidos de que tenemos que ponernos manos a la obra y contagiar a otros con nuestro ejemplo e ilusión. El grano de mostaza ya ha sido sembrado, ahora es cuestión de regarlo para que comience a dar fruto.

Sigue el relato de este viaje en este enlace.

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This