últimas noticias sobre el COVID-19

La experiencia, madre de la ciencia • Una reflexión semanal con Ozanam

por | Ago 7, 2017 | Federico Ozanam, Formación, Javier F. Chento, Reflexiones | 0 comentarios

Estamos convencidos de que la ciencia de las reformas benéficas no se aprende en los libros ni en las tribunas de las asambleas públicas, sino al subir a los cuchitriles de los pobres, al sentarse a su cabecera, al sufrir el frío que ellos sufren, al arrancar, con la efusión de un coloquio amigable, el secreto de sus almas desoladas. Cuando alguien se dedica a ese ministerio, no durante algunos meses, sino a lo largo de los años, entonces se puede comenzar a conocer los elementos fundamentales de ese problema que se llama miseria. Se tiene, entonces, derecho a proponer medidas serias, las cuales, en lugar de asustar a las personas, sirvan de consuelo y esperanza.

ozanam_firma

Federico Ozanam, a la Asamblea General de la Sociedad de San Vicente de Paúl, el 14 de diciembre de 1848.

reflexion-ozanam-es

Reflexión:

  1. Un breve contexto histórico: cuando Federico pronuncia estas palabras, la Sociedad de San Vicente de Paúl lleva algo más de 15 años funcionando, y se ha extendido grandemente. Ya no es un pequeño grupo de amigos, sino una organización que sigue creciendo y que reúne a miles de jóvenes al servicio de los pobres. Por su parte, Federico comienza una etapa de su vida marcada por la enfermedad, que le llevaria a la muerte en 1853.
  2. Hay dos aspectos muy interesantes en este párrafo, que merece la pena recalcar:
    • El auxilio al pobre —que por otra parte está en el corazón de aquella pregunta que le hicieron a Jesús: «¿Quién es mi prójimo?» (ver Lucas 10, 25-37)— se hace principalmente estando con ellos. No nos podemos acostumbrar a creer que combatimos la pobreza desde los despachos. Al menos, no solo desde ahí. Para los vicencianos, el pobre es sacramento de Cristo sufriente, y como tal nos acercamos a él, de similar manera a como nos acercamos a la Eucaristía los domingos. Estamos llamados a un trato cercano, de tú a tú, con el pobre.
    • Solo sabremos cómo provocar cambios en las estructuras a través de este trato cercano. No lo vamos a aprender en los libros. La «sabiduría de Dios» está encarnada en los pobres, no en los tratados de doctrina social. Evidentemente, estos nos sirven como una reflexión para mejorar la situación de aquellos, pero sin la cercanía con el necesitado solo tendremos una idea teórica de cómo afrontar y solucionar las injusticias. Por lo tanto, los vicencianos no debemos dejar de estar con los pobres, a su lado, en el trato de tú a tú, en la cercanía física. Además, este trato de cercanía permitirá empoderarles y que ellos sean los protagonistas del cambio, algo que es uno de los puntos principales del Cambio Sistémico.
  3. Nos dice Ozanam que «cuando alguien se dedica a ese ministerio […] entonces se puede comenzar a conocer los elementos fundamentales de ese problema que se llama miseria [y] se tiene derecho a proponer medidas serias [que] sirven de consuelo y esperanza». Dice un refrán español que «la experiencia es madre de la ciencia». Lo que conocemos en nuestra experiencia personal, lo que acogemos en nuestro corazón, lo que pasa a formar parte de nuestro camino vital, eso es lo que nos sirve para proponer medidas que ayuden a construir el Reino de justicia de Dios. Llama mucho la atención cómo Federico, hace casi 170 años, tuvo esta intuición que está tan cerca de la reflexión que hoy hacemos sobre cómo tenemos que cambiar las estructuras para poder auxiliar mejor al pobre, y que, concretada en estas pocas frases, son todo un programa de acción para los vicencianos de hoy en día: la experiencia por el trato con el pobre nos ilumina para transformar las realidad injustas en espacios de solidaridad.

Cuestiones para el diálogo:

  1. Podemos volver a leer Lucas 10, 25-37. ¿En que nos ilumina la Palabra de Dios para nuestra acción, y qué tiene que ver con las palabras que hoy reflexionamos de Federico?
  2. Revisemos cómo es nuestro trato, personal y comunitario, con los pobres. ¿Qué grado de cercanía tengo con ellos?
  3. ¿En qué deben cambiar mis actitudes para estar más cerca de este ideal evangélico de amor al prójimo que se nos propone en la lectura del evangelio de Lucas?

Javier F. Chento
twitter icon @javierchento
facebook icon JavierChento

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This