Imagen del Dios invisible e inaccesible

por | Jul 7, 2017 | Formación, Reflexiones, Ross Reyes Dizon | 0 comentarios

Jesús es impronta del ser de Dios.  De palabra y obra, nos enseña lo que significa reflejar fielmente a Dios que nos creó a su imagen.

Ningún hombre ha visto jamás a Dios.  Tampoco podemos penetrar en la luz donde Dios habita.  Pero este invisible, inacessible y único Soberano se ha hecho visible y accessible mediante Jesús, su imagen exacta.

Es que el Verbo se ha hecho carne en la persona de Jesús.  Éste Unigénito, que es Dios y vive en unión íntima con el Padre, es quien nos lo ha revelado.  De verdad, «nadie conoce al Padre sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar».

Así que el Rey justo y salvador que viene cabalgando en un asno es imagen perfecta de Dios.  Y este Rey humilde que proclama paz a las naciones no es otro sino Jesús.  Él es manso y humilde de corazón.  Refleja, pues, al Dios compasivo y misericordioso, lento a la ira y rico en clemencia y lealtad.

Y ciertamente, el amigo de publicanos y pecadores es imagen del Dios que no abandona al pueblo de dura cerviz.  Por eso, quien ve a Jesús ve al Padre que nos perdona y nos toma como heredad suya.  Con razón nos alegramos y cantamos:  «¡Hosanna al Hijo de David!  ¡Bendito el que viene en nombre del Señor!».

Huelga decir que para reflejar al que nos creó a su imagen, nos basta con reflejar a Jesús.

¿Somos imágenes verdaderas de Jesús?  O, ¿no será que reflejemos no al Tentado, sino al tentador?  El primero renuncia toda presunción, vanidad e idolatría.  El último, en cambio, codicia los reinos mundanos y nos quiere arrodilados ante el poder, la riqueza y la grandeza.

¿Sencillos, humildes, mansos, mortificados y celosos, reconocemos nosotros en oración (SV.ES IX:332-333) la imprescindibilidad de la gracia?  ¿Reflejos somos del que es imagen del Dios invisible y primogénito de los muertos?  Es decir, ¿nos descubrimos resucitados con Cristo, viviendo ahora según la carne, no según el Espíritu?

Además, ¿seguimos nosotros el ejemplo que nos dio Jesús?  Entregó su cuerpo y derramó su sangre por nosotros.

Señor Jesús, unidos a ti y orando también con san Vicente de Paúl (SV.ES XI:461-462), damos gracias al Padre que revela los misterios del reino a la gente sencilla.  Haz que seamos como tú, mansos y humildes de corazón, compasivos para con los tan débiles, cansados y agobiados como nosotros.

9 Julio 2017
14º Domingo del T.O. (A)
Zac 9, 9-10; Rom 8, 9. 11-13; Mt 11, 25-30

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This