Evangelio y Vida para el 1 de julio de 2017

por | Jul 1, 2017 | Evangelio y Vida, Formación, Reflexiones | 0 comentarios

Gén 18, 1-15; Sal 1, 46-55; Mt 8, 5-17.

“…me basta, Señor, con que tú lo digas”

El enfermo era un pobre criado suyo. Por él pedía el centurión romano: “Señor, mi criado está echado en casa, paralítico, con terribles sufrimientos”.

San Vicente de Paúl parece describirnos las actitudes del centurión, cuando nos dice que hemos de “entrar en los sentimientos del pobre… de enternecer nuestro corazón y hacerlo sensible a los sufrimientos y miserias del prójimo y suplicar al Señor que nos dé el verdadero sentido de la misericordia”, ese sentido que pronto se convierte en obras y servicios. Pues, “si tuviéramos un poco del amor de Jesucristo, ¿podríamos permanecer con los brazos cruzados? ¡Oh, no! La caridad no puede permanecer ociosa”.

Cuando Jesús le habló al centurión de ir a curar a su criado, la reacción de este oficial romano fue de una fe asombrosa: “No soy digno de que entres en mi casa, basta que lo digas de palabra y mi criado quedará sano”.

Dame, Señor, esta fe, esta total confianza en ti, en esa palabra tuya que nunca envejece y que es siempre nueva, curativa y salvadora.

Fuente: «Evangelio y Vida», comentarios a los evangelios. México.
Autor: Honorio López Alfonso, cm

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This