El terror yihadista golpeó el domingo 9 de abril, Domingo de Ramos, a la comunidad cristiana copta en Egipto. Dos atentados sucesivos con bomba causaron varias decenas de muertos y más de un centenar de heridos en sen­das iglesias coptas de Alejandría y Tanta, en el norte del país.

En el inicio de la Semana más importante para todo cristiano, la palma ensangrentada de la ima­gen es sacramento de lo que cele­braremos en estos días: el triunfo de Dios sobre la muerte, el triunfo de nuestros hermanos, muertos por el fanatismo, mártires de la fe.

Oremos por todos ellos y por todos los cristianos perseguidos del mundo. Dios es nuestra espe­ranza: a Él nos acogemos con con­fianza y ponemos en sus manos las vidas de aquellos que fueron asesinados simplemente por creer en Jesús.

Pin It on Pinterest

Share This