Evangelio y Vida para el 24 de marzo de 2017

por | Mar 24, 2017 | Evangelio y Vida, Formación, Reflexiones | 0 comentarios

evangelio_y_vida

“Yo soy tu Dios, escúchame”

Os 14, 2-10; Sal 80; Mc 12, 28-34.

La pregunta del “maestro de la ley” tiene razón de ser, y es que el número exagerado de normas y preceptos (365 prohibiciones y 248 prescripciones) ejaba en claro lo que realmente era importante.

En la actualidad se puede tener la misma duda debido a las múltiples prácticas “de religiosidad popular” o de devociones superpuestas. Entonces, ¿qué mandamiento es el primero de todos? A lo largo de la tradición bíblica, se enseña que, quien no escucha a Dios vive para sí mismo y rompe con un “orden establecido”: Obedecer a Dios trae consigo la experiencia de la libertad y el respeto a los demás.

En la Catecismo de la Iglesia se dice que el pecado es la desobediencia. La pregunta es, ¿por qué se desobedece? Quién desobedece es porque se busca a sí mismo, a sus necesidades e intenciones. Y los demás, en este juego del “yo-yo” terminan siendo un obstáculo. En consecuencia, no puede respetar a nadie.

La actitud de la escucha implica apertura al otro, a Dios y a los demás. Esta apertura se expresa en un buscar a Dios, y en reconocer al otro como “hermano”. Por lo tanto, quien se esfuerza por vivir en relación a los demás también es capaz de vivir en relación a Dios; quién quiere escuchar a Dios, también quiere escuchar a los demás. El amor a Dios y el amor al prójimo son inseparables y nos colocan en el camino correcto para construir el Reino de Dios.

Fuente: «Evangelio y Vida», comentarios a los evangelios. México.
Autor: Rubén Darío Arnaiz, C.M.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This