Misión compartida

por | Mar 5, 2017 | Formación, Reflexiones | 0 comentarios

Compartimos la reflexión que el vicepresidente de la Sociedad de San Vicente de Paúl en España, consocio Juan Manuel B. Gómez, hizo durante el 4 de febrero de 2017 en una reunión de vicencianos que reflexionaron sobre la misión compartida de las diferentes ramas:

Buenos días. Muchas gracias a las Juventudes Marianas Vicencianas, por invitar a Las Conferencias a esta mesa redonda sobre misión compartida. Saludo en especial al P. Aarón Gutiérrez CM y al P. Miles Heinen CM, asi como al moderador, P. José F. Orozco CM, y a todos los representantes de las distintas ramas aquí presentes. Nos sentimos muy complacidos de estar aquí entre nuestros hermanos de algunas de las ramas más conocidas.

Misión compartida, en realidad son dos conceptos que van unidos, porque la misión es obra de Dios. Y Dios a los cristianos nos ha sido revelado bajo el formato comunitario por antonomasia, esto es, dentro de un formato familiar, mediante los conceptos de Trinidad y de Encarnación, que incluyen precisamente la universalidad, universalidad que toma como ejemplo la comunicación amorosa de la Trinidad. Este proyecto, el de un proyecto universal comunitario ilimitado, es único en la historia de la humanidad.

Por eso es tan necesaria, quizá ahora más que nunca, el perseverar en el sentido comunitario de nuestra Familia Vicenciana, una comunidad abierta que quiere buscar la santidad de cada uno sirviendo y amando a Jesucristo en el necesitado, devolviendo la dignidad al que la ha perdido para que se sienta también participe con nosotros. Los vicencianos, por tanto, en nuestra misión tenemos que hacer valer este proyecto de comunidad universal. Una comunidad que, para dar frutos, no nos podemos olvidar, tenemos que preservarla y constantemente restaurarla. Lo hacemos con la oración y con lo más singular del cristianismo, el poder restaurar la vida comunitaria una y otra vez gracias a la Encarnación, mediante el concurso de la Gracia. Gracia que se nos derrama gratuita e ilimitadamente, por eso es también ilimitado el proyecto divino universal, trinitario, de común unión en la única sustancia divina.

Así entendía Federico Ozanam el principal fundador de las Conferencias de San Vicente de Paúl, el gran apóstol de la caridad y la reconciliación, este misterio de la Trinidad, cuando decía que quería “abrazar al mundo en una red de caridad”. Federico es probablemente el mejor intérprete laico de las enseñanzas de nuestro santo patrón, San Vicente de Paúl.

San Vicente de Paúl siempre ha tenido este sentido comunitario y universal, por ello es el patrono universal de todas las asociaciones de caridad. Lo podemos ver en su trabajo con las Cofradías, con los clérigos, con las Hermanas y con sus colaboradores. Siempre proclive a la colaboración activa, no solamente como una obra personal sino comunitaria, como misión compartida.

Cada una de las ramas de esta, nuestra Familia Vicenciana, cierto es, ya tiene su propia actividad o proyecto y parece que no queremos destinar recursos humanos nuevos o abandonar los nuestros para atender uno común, pero esto no es estrictamente necesario porque podemos comenzar a conocernos mejor compartiendo la misión complementándonos, participando mutuamente en algunos de nuestros proyectos, así  fomentamos el sentido de familia que nos exige nuestro carisma. Las Conferencias, por ejemplo, conocen la caridad organizada, de mano de una Hija de la Caridad, la beata Sor Rosalía Rendú.

Es cierto que para este 400 Aniversario del Carisma vicenciano que celebramos, parece que este sentido comunitario nos llama a ser generosos y participar en un proyecto común, en una misión compartida de todas las ramas. La misión en la que se trabaja, cual es la de evangelizar y santificarnos sirviendo a Cristo en nuestros hermanos que viven en la calle, para procurar devolverles la dignidad perdida y hacerles sentir que forman parte de un proyecto divino universal, es quizá uno de los más trinitarios y vicencianos que podamos hacer. Es un proyecto que no nos es ajeno. Lo conocemos la mayoría de las ramas aquí presentes y que llevamos a cabo dentro de nuestras humildes fuerzas. Nosotros, Las Conferencias por ejemplo, ya tenemos misión compartida con la familia vicenciana desde años en muchas partes del mundo, en concreto en España, con las Hermanas y con la Congregación de la Misión en varios de los albergues o comedores.

Quiero decir para finalizar, que la Sociedad San Vicente de Paúl en España, a través de sus Conferencias, de sus grupos de acción y oración, se pone a disposición de la coordinadora de la Familia Vicenciana, para colaborar y compartir con ilusión y alegría la misión que se encomiende, pues cualquier misión vicentina sabemos que es un plan de Dios.

Muchas gracias a todos.

Madrid, 4 de febrero de 2017

Juan Manuel B. Gómez
Vpte Nacional SSVPE

Etiquetas: famvin400

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This