Un Día de encuentro con toda la Familia Vicenciana en Etiopía

por | Ene 16, 2017 | Familia Vicenciana, Noticias, Oficina de la Familia Vicenciana | 0 comentarios

En el momento de reunirnos como miembros de la Familia Vicenciana para comenzar nuestras celebraciones por el 400 Aniversario del nacimiento del Carisma Vicenciano,  es una buena idea recordar la vida de San Vicente, los acontecimientos importantes que cambiaron su vida y lo que inspiró a este gran Santo en cuyas huellas todos caminamos y de cuyo espíritu recibimos nuestra inspiración. A medida que nos acercamos a nuestra celebración de la Navidad, también se nos recuerda que, para Vicente, Luisa y Federico, la Encarnación fue fundamental para su espiritualidad y su camino hacia Dios. No encontraron a Dios en pensamientos elevados, sino en la rutina diaria de la vida y particularmente entre los pobres, en Cristo hecho carne, en el Jesús marginado y abandonado a los que Vicente describe como nuestros amos y señores.

El viaje a la santidad de Vicente no fue fácil; más que con la imagen del alfarero y la arcilla, en la que Dios moldea a una persona, me parece que Vicente fue más bien esculpido por Dios, que Dios tuvo que sacar un cincel para Vicente, y martillar los bordes ásperos, poco a poco, gradualmente dándole su forma, un proceso mucho más duro, pero los resultados finales son a menudo sorprendentemente hermosos y, una vez que la pieza es lijada o pulida, puede ser bastante espectacular.

Vicente está esculpido en el ser por la vida, las circunstancias y por Dios. Lo único que diría de Vicente es que, a pesar de ser una persona que tenía un plan para su propia escala personal, también parece haber sido una persona que nunca dejó de escuchar a Dios.

Había algo en su vida, su oración, su espiritualidad, que le impidieron estar completamente absorto en sí mismo, y ese rayo de luz era suficiente para que Dios hiciera conocer sus planes a este hombre increíble. Tan pronto como Vicente fue capaz de discernir con claridad a qué le estaba llamando Dios, también poseía una maravillosa habilidad para ayudar a otros a entender que este llamado no era sólo suyo, sino también para que muchas otras personas lo considerasen su camino hacia Dios. De hecho, fue también un llamado a la Iglesia en Francia para que comenzara a reformarse a sí misma, para permitir que Dios tomara el cincel y comenzara a reformarla radicalmente.

En la vida de San Vicente no hubo luces brillantes, no hubo momentos de conversión repentina, fue un proceso largo y difícil para Dios y para Vicente. Como me recuerda Mezzadri en su libro, Vicente es un santo de la Encarnación, conoce a su Dios y es llamado por Dios a través de su encuentro con los hombres, a través de sus encuentros con los pobres y este es también el Dios que revela a la gente y los invita a seguir». Cita de la entrada de Fr. Stephen Monaghan CM, misionero irlandés a Etiopía.

En la sesión inaugural del 400 aniversario del nacimiento del Carisma Vicentino participaron miembros de la Familia Vicenciana de Etiopía, compuesta por las Damas de la Caridad, las Hermanas de la Caridad de Santa Juana Antide Thouret (italianas, paquistaníes), los Hermanos de la Caridad (Etiopía, Tanzania, Zambia, Kenia, República Democrática del Congo), la Sociedad de San Vicente de Paúl, la Congregación de la Misión (Etíopes, Ruandese), e Hijas de la Caridad (Etíopes, Filipinas).

He aquí algunos de sus pensamientos sobre San Vicente y los servicios que prestó a los pobres de su tiempo:

«San Vicente desafió las injusticias en su tiempo. Rezo pidiendo coraje para que yo pueda hacer lo mismo. Envió a sus sacerdotes y hermanas a las zonas de guerra. Esto me desafía a estar disponible donde sea necesario».

«He encontrado esta presentación muy refrescante, así como desafiante y vivificante».

«Lo que quiero llevar conmigo a mi hogar y ministerio es el espíritu de compromiso, dedicación y entusiasmo de San Vicente».

«Lo que me ha inspirado es el coraje de San Vicente para asumir riesgos y ser audaz para reunir a los ricos y los pobres».

«Vicente estaba completamente inmerso en la situación y la vida de los pobres. Él hizo todo para sacar a los pobres de la pobreza y devolverles su dignidad humana. Desarrolló un gran sentido de humildad, amor y dulzura. Estoy muy iluminado, nutrido, despertado, alentado y desafiado por la vida de San Vicente que nos ha presentado el P. Stephen, CM. ¡Gracias, padre, por una presentación tan brillante!»

«Acabo de llegar a Etiopía, pero ya me siento muy en casa, aquí esta mañana, en esta reunión de la Familia Vicenciana; es una sorpresa maravillosa ver tantas congregaciones y organizaciones aquí hoy, y poder conocer a tanta gente de todo el mundo reunidos en el Espíritu de San Vicente».

«Una bendición de los pobres es una bendición de Dios …. Vayamos a los pobres». (Federico Ozanam)

Presentación dada por el p. Stephen Monaghan, C.M.

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This