Evangelio y Vida para el 30 de diciembre de 2016

por | Dic 30, 2016 | Evangelio y Vida, Formación, Reflexiones | 0 comentarios

evangelio_y_vida

“El niño Jesús se quedó en Jerusalén sin que ellos se dieran cuenta”

Sir 3, 2-6. 12-14; Sal 127, 1-5; Col 3, 12-21; Mt 2, 13-15. 19-23.

Celebramos hoy la fiesta de la Sagrada Familia. La familia es gracia de Dios, el lugar donde nacemos y crecemos, donde comenzamos a vivir la fe de labios de nuestra madre. Es, al mismo tiempo, ámbito de problemas, que sólo con paciente amor se resuelven y nos hacen mejores.

Pero, ¡pobres familias de hoy!, atacadas por todas partes, menospreciadas por ideologías que son fantasmagóricas construcciones sociales. Nos decía el Papa Francisco este año: “El amor duradero, fiel, recto, estable, fértil, es cada vez más objeto de burla y considerado como algo anticuado. Parecería que las sociedades más avanzadas son precisamente las que tienen el porcentaje más bajo de natalidad y el mayor promedio de abortos, de divorcios, de suicidios y de contaminación ambiental y social”. Y con ello el problema de la soledad. “La soledad, el drama que aún aflige a muchos hombres y mujeres. Pienso en los ancianos abandonados incluso por sus seres queridos y sus propios hijos; en los viudos y viudas; en tantos hombres y mujeres dejados por su propia esposa o su propio marido; en tantas personas que de hecho se sienten solas, no comprendidas no escuchadas…”.

Gracias, Señor, por el ejemplo de tu familia. Gracias por mi familia y por lo que a través de ella me diste!

Fuente: «Evangelio y Vida», comentarios a los evangelios. México.
Autor: Honorio López Alfonso, C.M.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This