Vicente de Paúl: De más a menos o a la inversa

por | Dic 21, 2016 | Formación, Reflexiones | 0 comentarios

“Además de ese trabajo personal, trabaja con cada uno en particular; trabaja con el artesano en su taller, con la mujer en su tarea, con la hormiga, con la abeja, para que hagan su recolección, y esto incesantemente y sin parar jamás. ¿Y por qué trabaja? Por el hombre, por el hombre solamente, por conservarle la vida y por remediar todas sus necesidades” (SVP ES IX, 444-445).

Vicente de Paúl

reflexion-vicente-fb-esp

Reflexión:

  1. En otras ocasiones se ha referido el sr. Vicente al “Dios trabajador”, al “Dios permanentemente trabajador, artesano, carpintero, armador, constructor… (que cantaba Carlos Mejía y los de Palacaguina). Al Dios generador (junto con el Hijo) de la Trinidad, del Universo. Hora es, al parecer, de hacerlo un poco más cercano, más oliendo a oveja que, en definitiva, es lo que importa al rebaño, dígase al género humano.
  2. Un “rebañito” en el que entran el artesano, la mujer, la hormiga y la abeja. Conociendo un poco al sr. Vicente podemos preguntarnos si la elección fue “por sorteo” o “intencionada”. Sorprende que del hombre se elija al artesano, que la mujer sea un genérico, que de los animales terrestres se elija al más insignificante (la hormiga) y de los que vuelan a la abeja (ejemplo de trabajo emprendedor). De los que “pululan” por las aguas… ¡nada de nada! (quizá por falta de uso en la comida de la época).
  3. Pero no es sólo el “quién” sino el “cómo”. El texto da para una tesis de modernidad y calidad (no es idea mía). El Dios que nos anuncia el sr. Vicente acompaña al artesano “en su taller” (lugar donde trabaja), a la mujer “en su tarea” (obviamente la casa), a la hormiga y a la abeja “en la recolección” (forma de trabajo). En otras palabras: un Dios trabajador que acompaña a cada uno en su trabajo particular. Y lo hace “incesantemente y sin parar jamás”.
  4. ¿Y para qué tanto trabajo, tanto acompañamiento del trabajo de cada día, tanto proteccionismo? Para el sr. Vicente es claro: “por el hombre, por el hombre solamente, por conservarle la vida y por remediar todas sus necesidades”. Ciertamente que la figura “paterno-maternal” queda bien dignificada: un Dios que crea, un Dios que conserva lo creado, un Dios que tapa todo tipo de agujeros. Menos mal que, en su Visión, envío al Hijo (Jesucristo) a pagar los platos rotos y con su Encarnación se hizo uno más con el artesano, con la mujer, con la abeja y con la hormiga. ¡Gracias!

Cuestiones para el diálogo:

  1. ¿Cómo actualizar la visión que tiene el sr. Vicente del Dios eternamente trabajador? ¿Es necesaria esta actualización?
  2. ¿Nos sentimos permanentemente acompañados por Dios? ¿Nos dejamos responsablemente acompañar?
  3. ¿Nos importa el “con quién” y el “cómo” en nuestros trabajos?
  4. ¿Somos cercanos al ser humano, especialmente al necesitado, para caminar junto con él?
  5. ¿Son nuestras Comunidades espacios de acompañamiento para quienes se acercan?

Mitxel Olabuenaga, C.M.
facebook icon Mitxel.OlabuenagaOrnes

Etiquetas: Vicente de Paúl

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This