Luisa de Marillac: Los niños de la calle

por | Nov 25, 2016 | Benito Martínez, Formación, Reflexiones | 0 comentarios

“En nombre de Dios, mi reverendísimo Padre, piense un poco si no hay que pensar en aconsejar a las señoras que, para poder pagar las deudas, dejen de acoger de nuevo a los niños expósitos y retiren todos los destetados que están en las aldeas. Porque le aseguro en conciencia, que ya no hay posibilidad de resistir a la compasión que causan esas pobres gentes cuando nos piden lo que se les debe en justicia, y no sólo por su trabajo, sino por-que han adelantado de lo suyo, después de lo cual se ven morir de hambre. Se han visto obligadas a venir tres y cuatro veces desde muy lejos, sin recibir nada de dinero. Nosotras tenemos que atender a mucho, a la alimentación de las nodrizas y a menudo hasta a siete u ocho niños destetados, con dinero prestado; pero no es nuestro interés el que nos hace hablar, aunque de continuar así la cosa, forzosamente tendremos que gastar de lo nuestro, porque no podremos negarnos a darles lo que podamos por poco que sea”.

Luisa de Marillac, carta a san Vicente de Paúl (c. 318).

reflexion-luisa-fb-esp

Reflexión:

  1. En París se recogía cantidad de niños abandonados de noche a las puertas de las iglesias y de los conventos. Los que no morían de noche por el frío o comidos por las ratas, morían al poco tiempo por las condiciones despiadadas que habían pasado. La mayoría eran hijos de obreras y costu­reras despedidas por los patronos que habían abusado de ellas; sirvientas abandona­das por sus amos después de haberlas seducido, o chicas llegadas a la ciudad en busca de trabajo. Guardar al hijo suponía dificultades para casarse o colocarse; era morir de hambre madre e hijo. Es conocida la actuación de san Vicente, santa Luisa, las Damas -AIC- y los Vicentinos con estos niños, adolescentes y jóvenes, procurándoles enseñanza, educación cristiana, aprender un oficio y colocación para ejercerlo. San Vicente decía que se necesitarían 40.000 libras al año. Y da la solución: “hacer lo que se pueda”. La aportación económica más importante la dieron las Voluntarias. Sin ellas la obra hubiese fenecido. A los hi­jos de la nobleza y de la alta burguesía (con fortuna suficiente) que se consideraba bastardos  se les procuraba una colocación digna en la administración o en la Igle­sia (obispos, abades y priores); o se entregaba el niño a un matrimonio mediante la compensación de una suma de di­nero.
  2. En nuestra sociedad moderna esta situación parece superada, porque las instituciones se hacen cargo de los niños, pero todavía hay lugares, en unos menos y en otros más, donde los “chicos de la calle”, callejean como pequeños delincuentes, se drogan absorbiendo la droga barata de la gasolina y aprender a ser ladronzuelos, o, más triste aún, tienen que abandonar la escuela y el colegio para trabajar ya desde niños y aportar algo de dinero necesario para poder vivir malamente en casa.

Cuestiones para el diálogo:

  1. ¿Cuáles son las causas de esta situación de “los niños de la calle”? ¿Y la de las mujeres que la pobreza las obliga a ser infieles o a entregarse a la prostitución?
  2. ¿Cuáles son los objetivos y a qué se dedican hoy día las distintas ramas vicencianas? ¿Cuál es la misión y ocupación de la Familia Vicenciana con estos marginados? ¿Y en la lucha feminista?
  3. ¿Piensas que es suficiente y acertada la labor de la Familia Vicenciana en la lucha por una sociedad más justa y solidarias con los niños de los orfanatos? ¿A qué clase de marginados y de mujeres marginadas piensas que debieran dedicarse las “Voluntarias”?

Benito Martínez, C.M.

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This