El Carisma: ¿Qué es lo que nació en Châtillon?

por | Oct 24, 2016 | Formación, Reflexiones, YoSoyVicente | 0 comentarios

¿Qué significó decir #YoSoyVicente en los primeros días después del «nacimiento» del carisma vicenciano? ¿Qué espiritualidad nació y aún pervive? Mientras nos preparamos a celebrar nuestro 400 aniversario como portadores de este don particular del Espíritu, tenemos que preguntarnos: «¿Qué hay en el corazón de nuestro carisma?»

chatillon-facebook

La clave de esa espiritualidad se expresa escuetamente así en el Reglamento de Chátillon, como vimos arriba: «Darse a Dios para servirle en los pobres para gloria del buen Jesús», dato fundamental sin el cual toda dedicación a actividades benéficas, por noble que sea y digna de alabanza, no podrá calificarse como cristiana (aunque podría proceder del Espíritu de Cristo de una manera implícita). Supuesta esa entrega a Dios, la vida entera se convierte en un sacrificio espiritual ofrecido al Dios de Jesucristo, de manera que incluso la acción más humilde de servicio al pobre y menos apreciada por la opinión pública se convierte en acto espiritual, tal como lo vio y lo expresó con toda claridad Luisa de Marillac, como veremos más adelante.

Es evidente que no fue simplemente actividad social organizada, sino algo impregnado de la bondad de Jesús y de su Espíritu.

El trabajo por los pobres no es, decíamos, una mera actividad social, sino estrictamente una actividad evangelizadora, que se lleva a cabo a través de palabras y de acciones en el aspecto `espiritual’ y en el material. Las mujeres de la Cofradía conti­núan en su servicio a los enfermos pobres lo que comenzó Nues­tro Señor Jesucristo, pues no de otra manera anunció el Señor su Buena Noticia a los pobres de Galilea durante su vida terrena. Hacer eso es servir a los pobres, ser sirvientes de los pobres. Aunque no se encuentra aún en el reglamento de Chátillon, Vicente extraerá la conclusión lógica de esa expresión años des­pués para ofrecerla a todas las gentes que se dejaron inspirar por su visión: «los pobres son nuestros amos y señores». Se les sirve, por tanto, como a señores, con un servicio personalizado y cercano. Ni la Cofradía de Chátillon ni las posteriores funda­ciones deberán ser jamás meras instituciones de beneficencia que reparten dinero y bienestar social desde burocracias aparta­das de la vida de los pobres a los que sirven.

Cercanía. Hoy en día, podríamos llamarlo un tipo de amistad espiritual, en la que ambas personas —el servidor y el servido— son conocidos y valorados.

Pero no cualquier acción por los pobres puede calificarse sin más de vicenciana. Para que lo sea, la acción caritativo-evangelizadora debe hacer­se en colaboración con otros creyentes en un grupo bien orga­nizado, animado y unido por un verdadero afecto mutuo. Esto es fundamental para entender el verdadero espíritu vicenciano.

Un carisma que es profundamente relacional, colaborativo, organizado, y ahora «sistémico», ya que entra en su madurez. Eso es lo que nació en Châtillon. Cuando servimos de esta manera podemos decir #YoSoyVicente.

Si estos pensamientos te interesan, lee todo el artículo del padre paúl Jaime Corera, «Vicente de Paúl en Châtillon: el nacimiento de una nueva visión espiritual» en vicencianos.org.

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This