últimas noticias sobre el COVID-19

Presentación de los «Hijos de la Caridad»

por | Oct 20, 2016 | Formación, Otras Ramas de la Familia Vicenciana | 0 comentarios

Sabemos que muchas congregaciones y movimientos han surgido, directa o indirectamente, inspiradas por el carisma de san Vicente de Paúl. Hoy os presentamos una de ellas, tal vez poco conocida: Los Hijos de la Caridad, fundados en Francia por un sacerdote, Emilio Anizan, que perteneció a las Conferencias de San Vicente de Paúl:

hijos-de-la-caridad-fb

Quiénes son los Hijos de la Caridad:

Los Hijos de la Caridad somos una congregación religiosa fundada por el siervo de Dios Juan Emilio Anizan en París en 1918 para la evangelización de los barrios populares y pobres.

Somos religiosos que mediante los votos de castidad, pobreza y obediencia consagramos nuestra vida a la misión pastoral en los barrios.

La mayoría de nosotros somos sacerdotes, pero también hay hermanos que viven su ministerio como laicos.

Nuestro fundador el P. Anizan vivía una doble pasión que nos ha transmitido: pasión por DIOS y por el PUEBLO.

En el seno de los barrios más populares de las grandes ciudades, donde viven familias trabajadoras, personas excluidas y muchos inmigrantes de múltiples lugares del mundo, experimentamos junto a ellos que Dios ama todos los rostros.

Con un corazón de pastor, en medio de ese pueblo multicolor de nuestros barrios, trabajamos juntos para construir parroquias abiertas y solidarias.

Nuestra tarea es ser testigos del amor de Dios en medio de la gente.Con una inquietud misionera en nuestra pastoral y estando al servicio de los más pobres.

Nuestra vida religiosa tiene su expresión en la vida comunitaria. Para nosotros es imprescindible esta experiencia de fraternidad, compartiendo las condiciones de la vida de la gente de nuestros barrios e intentando ser un signo del amor de Dios que nos ha unido.

La vida de oración personal y comunitaria es esencial para nuestra vida de pastores. Momentos donde juntos damos gracias a Dios y descubrimos la presencia de Dios en la vida de los más sencillos. Donde confiar en Dios sus sufrimientos, acoger su Palabra y dejarnos interpelar por ella.

El P. Anizan nos invitó a vivir un Triple Ideal: la llamada a la santidad de vida, la fecundidad apostólica de nuestra tarea pastoral, estando especialmente atentos a la evangelización de los pobres.

El Fundador:

Emilio Anizan

Emilio Anizan

Emilio Anizan nace el 6 de enero de 1853 en Artenay, un pequeño pueblo cercano a Orleans (Francia). Hijo de una familia cristiana de pequeño se educa en el seminario menor. Pero pese a esto, de pequeño sueña más con ser médico como su padre.

Entra en el seminario mayor más empujado por su obispo que por un deseo personal de ser sacerdote. Con el paso de los años va descubriendo su llamada vocacional al conocer el mundo de los obreros que llenan los extrarradios de París, sus difíciles situaciones de vida y su rápida descristianización. Es así como entra en contacto con los Hermanos de San Vicente de Paul y conecta totalmente con su carisma: la evangelización de los pobres y los obreros. Todas sus dudas se disipan: quiere entregar su vida a la evangelización de los más pobres.

Pero sus aspiraciones chocan con la negativa del obispo de su diócesis. Tiene que esperar doce años antes de poder realizar su sueño. Mientras tanto es ordenado sacerdote y trabaja pastoralmente en dos parroquias de su diócesis hasta que su obispo le permite entrar en los Hermanos de San Vicente de Paúl.

Comienza el noviciado en 1886, tiene ya 33 años pero se siente muy feliz de poder responder a la llamada de Dios: Mi corazón pertenecerá por entero a Dios y, a través de Él, a los huérfanos, a los pobres, a los olvidados, a los que sufren, a los ancianos abandonados, a los afligidos, sobre todo a los que están solos.

Tras los primeros votos es enviado como capellán de una obra de apostolado en el barrio de Charonne en París. Allí vivirá los años más felices de su vida. Años de entrega al pueblo pobre y de amor apasionado por Dios:

¡Oh, Jesús mío!, tú que has amado tanto a los pequeños, a los trabajadores, a los pobres, tú que has sido uno de ellos, que les has comunicado su felicidad, su liberación. ¡Santifícame, divinízame para ellos! Dame suficiente santidad para que les salve, suficiente caridad para que les ame hasta el final.

Tras estos años de dedicación a la evangelización, Anizan es elegido para el gobierno general de su congregación. Primero como primer asistente hasta llegar a ser superior general. El estar lejos del pueblo le produce dolor pero a la vez le ayuda a profundizar en su experiencia de Dios.

Acusado por ciertos grupos de “modernismo social”, en un contexto de obsesión antimodernista en el Vaticano, es depuesto por Roma de su cargo de superior general el 24 de enero de 1914. Es lo que él llamará “la gran prueba”.

Saltan, hechos añicos los grandes ejes de su vida: la evangelización del pueblo, la caridad fraterna, la comunión con los responsables de la Iglesia. Todo ello le lleva a retirarse a la cartuja de Pleterje (en la actual Eslovenia). De esa noche mística saldrá más abandonado que nunca en las manos de Dios, y más profundamente enraizado en su vocación: dar a conocer al pueblo pobre la Caridad de Dios. Así lo expresa:

El pensamiento de los masas perdidas me embarga y me persigue… En espíritu he vuelto a estar en medio de ellas, he rezado y suplicado por ellas. Durante la misa conventual me he unido a Jesús en la cruz, he unido a su pasión las cruces que llevo en este momento y, junto a Él, se me ha pasado la misa gritando “compasión” por esas pobres gentes, y ofreciéndome a ir a ellas, sufrir y trabajar por ellas.

A su vuelta de Pleterje lo primero que hará será ir como capellán voluntario  al frente de Verdún, para acompañar a los que sufren en la primera guerra mundial. Tras más de año y medio en primera línea del frente, regresa a París y se va congregando en torno a él un grupo que continúan con el deseo de retomar la vida religiosa al servicio de la evangelización del pueblo obrero y pobre.

El Papa Benedicto XV le rehabilita y le anima a fundar una nueva congregación. El mismo Papa le sugiere el nombre: Los Hijos de la Caridad. Esta es fundada el 25 de diciembre de 1918.

En el último capítulo general en el que participa el fundador antes de su muerte, presenta un informe titulado Nuestro Triple Ideal en el que expresa cuál es la vocación a la que son llamados los Hijos de la Caridad. Este Triple Ideal es la llamada a la santidad, la fecundidad apostólica y la evangelización de los pobres. 

El P. Anizan muere el 1 de mayo de 1928. En su testamento espiritual expresa un último deseo a Dios:

Os recomiendo a todos los hijos que me habéis dado en nuestra querida familia de los Hijos de la Caridad, y que tanto he amado siempre. Impregnadles de amor a vos y a los pobres; santificadles; que permanezcan fieles al espíritu religioso, y sobre todo al espíritu de caridad mutua, tan importante para vos; que pongan por encima de todo la práctica de la verdadera caridad.

Video informativo:

Fuentes:
http://filsdelacharite.org/
http://www.hijosdelacaridad.es/
https://www.facebook.com/filscharite

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This