Evangelio y Vida para el 15 de julio de 2016

por | Jul 15, 2016 | Evangelio y Vida, Formación, Reflexiones | 0 comentarios

evangelio_y_vida

Is 38, 1-6. 21-22; Sal: Is 38, 10-16; Mt 12, 1-8.

“Misericordia quiero y no sacrificio”

Las virtudes, separadas del amor, se vuelven insípidas, y las leyes maniáticas. Son como faldas sin mujer dentro, como fachadas sin casa habitable.

Los fariseos de este evangelio critican a Jesús porque sus hambrientos discípulos andaban arrancando espigas y comiendo sus granos, ¡y era en día de sábado! Jesús, lleno de paciencia, les justifica desde las escrituras la conducta de los suyos. Y hace dos confesiones de su honda autoconciencia: “Aquí hay uno mayor que el Tempo” y “el Hijo del hombre es señor del sábado”.

Él es el espacio sagrado y el tiempo sagrado de la liberación. De la aventura de la libertad que se hace misericordia hacia los demás. Cuando, como hacían los fariseos, absolutizamos la ley o un aspecto de la verdad, relativizamos todo lo demás y lo sometemos a la superstición de ritos o leyes. Y el amor se pierde, la misericordia desaparece, y a la persona humana la quieren a imagen de la obsesión de los dictadores, no a imagen de Dios.

Los discípulos tenían hambre y hacían bien en alimentar su cuerpo. “Hay que amar el cuerpo sobre el que esta vida se asienta, como el río ama su cauce y sus riberas, sabiendo que le conducen a la desembocadura, que es la muerte. Sólo así podremos soñar el mar inmenso que nos acogerá…”. Y los bienes son para el hombre, no al revés.

Fuente: «Evangelio y Vida», comentarios a los evangelios. México.
Autor: Honorio López Alfonso, C.M.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This