Cambio sistémico, organizaciones de aprendizaje y la SSVP

por | Jun 27, 2016 | Cambio Sistémico, Formación, John Freund, Reflexiones, Sociedad de San Vicente de Paúl | 0 comentarios

ozanam cambio sistemico fb

Al término de un excelente artículo, Frederick Ozanam: Systems Thinking and Systemic Change [Federico Ozanam: Sistemas de Pensamiento y Cambio Sistémico], señala el Sr. Ray Sickinger, investigador sobre Ozanam, que la Sociedad de San Vicente de Paul, para la cual Ozanam fue una gran inspiración, es una organización de aprendizaje que a menudo ha sido pasada por alto en su carácter genuinamente transformador.

Organización de aprendizaje

Si las cinco disciplinas de los sistemas indicados del pensador Peter Senge (1) se aplican al pensamiento, el trabajo y las estrategias de Ozanam, son evidentes significativas correspondencias y resonancias. De hecho, Senge afirma que una «organización de aprendizaje es un lugar donde las personas están descubriendo continuamente cómo crean su realidad. Y cómo pueden cambiarla».

Ozanam trabajó diligentemente para que la Sociedad de San Vicente de Paúl fuera una organización de aprendizaje. Sería falso, entonces, no reconocer que Ozanam estaba en sintonía con las realidades y la necesidad de un cambio fundamental en los sistemas religiosos, políticos, económicos y sociales de su época, y que a veces el pensaba de forma sistémica, plantando semillas que crecieron en una verdadera esperanza para los que viven en la pobreza.

El cambio sistémico

Un examen de los cinco criterios generalmente aceptados para los proyectos de cambio sistémico revela que, al menos en su historia inicial, la Sociedad ha cumplido, o estuvo realmente cerca de cumplir, cada uno de estos criterios.

El primer criterio es el impacto social de largo alcance: el proyecto «ayuda a cambiar la situación de la vida general de los que se benefician de él». La Sociedad de San Vicente de Paúl ayudó a hacer frente a las múltiples necesidades de muchas personas, mejorando sus vidas.

De acuerdo con Sickinger, las primeras cartas de la Sociedad proporcionan una amplia evidencia de que las personas ayudadas por la Sociedad encuentran a menudo el camino hacia una forma de vida mejor o más sostenible. La Regla de hoy subraya que la sociedad está «comprometida con la identificación de las causas fundamentales de la pobreza y a contribuir a su eliminación.»

El segundo criterio es la sostenibilidad: «El proyecto ayuda a crear las estructuras sociales que son necesarias para un cambio permanente en la vida de los pobres, como son el empleo, la educación, la vivienda, la disponibilidad de agua potable y alimentos suficientes, el liderazgo local en curso, etc. «Especialmente a través de su Regla, la Sociedad garantiza su propia sostenibilidad hasta la actualidad. Sus miembros no sólo proveen de las necesidades inmediatas, sino también oportunidades para suministros adecuados de alimentos, aprendizajes, y otras formas de empleo, así como educación. Muchos de estos finalmente se convirtieron en «trabajos especiales» organizados de la sociedad. Ninguna obra de caridad era ajeno a la Sociedad.

El tercer criterio es la replicabilidad: «El proyecto se puede adaptar para resolver problemas similares en otros lugares. La filosofía o la espiritualidad que subyacen en el proyecto, las estrategias que emplean, las técnicas que utiliza… se pueden aplicar en una variedad de circunstancias».

El cuarto criterio es el alcance: «El proyecto se ha extendido de hecho más allá de su contexto inicial y se ha utilizado con éxito en otros ajustes en el país donde empezó, o internacionalmente, ya sea por aquellos que lo iniciaron, o por otras personas que se han adaptado elementos de él». En ambos casos, la Sociedad se expandió rápidamente no sólo en Francia, sino en otros lugares. Sus principios y estrategias eran fácilmente transferibles a otros países y otras necesidades. En 1855, dos años después de la muerte de Ozanam, la Sociedad tenía presencia en aproximadamente treinta y cinco países. En la actualidad existe en más de 140 países de todo el mundo.

El quinto y último criterio es la innovación: «El proyecto ha dado lugar a un cambio social significativo mediante la transformación de la práctica tradicional. La transformación se ha logrado mediante el desarrollo de una idea patrón cambiante y su aplicación con éxito». La Sociedad era de hecho contracultural en su día, aspirando tanto a resistir y a cambiar los sistemas de pensamiento y la práctica que formaban parte de la vida social, económica, política y religiosa francesa.

Sin duda, sería falso afirmar que Federico Ozanam fue, a sabiendas, partícipe en iniciativas de cambio sistémico, porque la frase «cambio sistémico» no estaba en el vocabulario de su época. Sin embargo, si el pensamiento, el trabajo y las estrategias de Ozanam se comparan con la definición vicenciana de cambio sistémico, así como a los criterios y estrategias para crear un cambio sistémico recomendado en el libro «Semillas de Esperanza», son evidentes notables similitudes y correlaciones significativas.

Como el libro «Semillas de Esperanza» proclama: «La esperanza es una pequeña semilla que contiene el germen de la vida. Cuando se riega, brota y genera plantas robustas, hermosas flores, arbustos y árboles frutales». En el pensamiento y a través de sus obras, Federico Ozanam trajo tal esperanza a un mundo desesperado. Como dijo el Papa San Pío XII de él: «La semilla de mostaza sembrada por Ozanam en 1833 es hoy en día [sic] un árbol fuerte» (2)

Notas:

(1) Senge, The Fifth Discipline, 13

(2) Baunard, Ozanam in his correspondence.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This