Nos fiamos de un Dios que nos ama infinitamente, que es…. todomisericordioso.

Reflexion y reto:

Dios nos está pidiendo que seamos sencillos, pues solo los pobres y sencillos conocen a Dios. Los ricos y poderosos están demasiado cegados en su poder y riquezas como para alcanzar a conocer a Dios.

Los vicencianos servimos a los pobres. No desde una posición de poder, sino desde la pobreza y la humildad, dos de las virtudes específicas que san Vicente de Paúl quiso para sus misioneros.

  • ¿Cómo vivo en mi vida el ser «pequeño y pobre»? ¿Solo en la dimensión espiritual? ¿También en la material?
  • ¿Cómo se ha de plasmar en nuestra vida comunitaria estas virtudes? ¿Cómo usamos los recursos materiales? ¿En favor de los demás, o solo en nuestra propia pervivencia, como personas, ramas, comunidades…?
  • ¿Creemos esperanzadamente en la misericordia de Dios? ¿En qué se nota?

Javier F. Chento twitter icon @javierchento facebook icon JavierChento

Letra:

Lo que agrada a Dios en mi pequeña alma
es que ame mi pequeñez y mi pobreza.
Lo que agrada a Dios en mi pequeña alma
es que ame mi pequeñez y mi pobreza.

Es la esperanza ciega que tengo
en su misericordia.
Es la esperanza ciega que tengo
en su misericordia.

Etiquetas: Video

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This