Líderes mundiales invitados a Ceremonia de firma del Acuerdo de París (COP21)

por | Abr 16, 2016 | Familia Vicenciana, Noticias, Presencia en la ONU | 0 comentarios

cop21-united-nations-facebook ES

«Los líderes mundiales están invitados a la ceremonia de firma del acuerdo de París de la 21ª Conferencia de las Partes (COP21) en las Naciones Unidas, el 22 de abril de 2016», dice la hermana Teresa Kotturan, representante de la Federación de Hermanas de la Caridad ante la O.N.U.

El acto de firma se llevará a cabo en la sede de la ONU en Nueva York, en el primer día del acuerdo estará abierto a la firma, que coincide con la celebración del Día Internacional de la Madre Tierra o el Día de la Tierra. Es una ocasión para involucrar a los líderes mundiales en poner en acción el nuevo acuerdo.

El presente Acuerdo entrará en vigor al trigésimo día contado desde la fecha en que no menos de 55 Partes en la Convención, cuyas emisiones estimadas representen globalmente un 55% del total de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, hayan depositado sus instrumentos de ratificación, aceptación, aprobación o adhesión». (Artículo 21 del Acuerdo de París)

El 12 de diciembre de 2015, 195 países llegaron a un acuerdo histórico para tomar medidas concretas para limitar el aumento de la temperatura global por debajo de dos grados centígrados y trabajar por un futuro sostenible. De acuerdo con Christiana Figueres, Secretaria Ejecutiva de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), es una «fecha en la que la cooperación, la visión, la responsabilidad, una humanidad compartida y un cuidado de nuestro mundo tomaron el centro del escenario». También añadió: » hemos hecho historia juntos. Es un acuerdo de convicción. Es un acuerdo de solidaridad con los más vulnerables».

El Acuerdo de París reconoce las dimensiones sociales, económicas y ambientales del cambio climático y la respuesta global a la amenaza del cambio climático se llevará a cabo en el contexto del desarrollo sostenible y la erradicación de la pobreza.

El acuerdo de París:

  • Compromete al mundo a limitar el calentamiento a «muy por debajo de 2 grados centígrados» y «perseguir esfuerzos» para mantenerlo por debajo de 1,5 grados centígrados;
  • Exige a los países «comunicar un aporte determinado a nivel nacional cada cinco años» a partir de 2020;
  • Exige a los países el verificar e informar sobre sus emisiones;
  • No se compromete con una economía limpia 100% para el año 2050;
  • No se compromete a mantener el 80% de combustibles fósiles en la tierra.

El acuerdo «insta enérgicamente a los países Partes desarrollados a ampliar su nivel de apoyo financiero, con una hoja de ruta concreta para lograr el objetivo de proporcionar conjuntamente 100 mil millones de dólares para 2020» para hacer frente a las consecuencias del cambio climático. Pero falla en hacer la promesa de 100 mil millones de dólares legalmente vinculante, permanece como una meta.

A continuación se detallan algunas de las demandas de los países en desarrollo y la sociedad civil:

Financiación adecuada para la mitigación y adaptación:
El Acuerdo mejorará la «capacidad y la habilidad de los países en desarrollo, en particular los países menos desarrollados, y los que son particularmente vulnerables a los efectos adversos del cambio climático, como los pequeños Estados insulares en desarrollo, para adoptar medidas eficaces ante cambio climático, incluyendo, entre otras cosas, poner en práctica medidas de adaptación y mitigación» (Mitigación: medidas para limitar la magnitud o la velocidad del cambio climático a largo plazo mediante la prevención de las emisiones de gases de efecto invernadero a través de energías renovables, detener la deforestación y otras acciones. Adaptación: es el ajuste que la sociedad hace para prepararse o adaptarse al cambio climático.)

«Daños y perjuicios»:
Por primera vez, el acuerdo reconoce que los países vulnerables sufrirán «daños y perjuicios» relacionados con el clima. La inclusión de la cláusula de «daños y perjuicios» permitirá a los países reclamar una indemnización por las pérdidas financieras por el cambio climático, pero excluyen toda responsabilidad legal por daños y perjuicios.

Inclusión en el texto de los derechos humanos de los pueblos indígenas, los migrantes, los derechos de la mujer, para ayudar a los más directamente afectados por el cambio climático. Los refugiados que huyen de los desastres ambientales no tienen los mismos derechos mínimos que los refugiados políticos que huyen de la guerra y la persecución. Las mujeres a menudo son las más afectadas por el cambio climático. De acuerdo con la ONU, mil millones de personas podrían ser desplazadas a raíz del cambio climático para el año 2050. El acuerdo no reconoce plenamente estos derechos humanos. Se incluyen en el preámbulo no vinculante del texto. Es un trampolín para una mayor acción sobre los derechos humanos y el cambio climático.

Provisión para proteger a las acciones nacionales del clima de retos de controversias inversionista-Estado (ISDS), a través de los acuerdos de «libre comercio» —en el pasado, las corporaciones han desafiado a los gobiernos más de 600 veces y la mayoría de ellas están relacionadas con decisiones ambientales hechas por los gobiernos. El acuerdo no incluye esta protección del desafío ISDS.

El acuerdo ha logrado un equilibrio político muy delicado, mientras llega a una mayor atenuación del cambio climático y envía una señal fuerte al mundo económico para un futuro limitado por las emisiones de carbono. Esto es a costa de la ambigüedad en las vías para el logro de tal ambición y por lo tanto pasa por alto las cuestiones importantes, tales como la justicia climática y la ética, y conduce a un futuro incierto.

Los próximos cinco años son críticos para el Acuerdo de París, antes de que entre en vigor en 2020; todos los países, especialmente los países desarrollados que han hecho promesas climáticas inadecuadas, deben revisar sus planes de mitigación nacionales para intensificar la acción climática.

“El clima es un bien común, de todos y para todos. A nivel global, es un sistema complejo relacionado con muchas condiciones esenciales para la vida humana. Hay un consenso científico muy consistente que indica que nos encontramos ante un preocupante calentamiento del sistema climático […] La humanidad está llamada a tomar conciencia de la necesidad de realizar cambios de estilos de vida, de producción y de consumo, para combatir este calentamiento o, al menos, las causas humanas que lo producen o acentúan.”
Papa Francisco, Laudato Si’, sobre el cuidado de la Casa Común (23)

Sor Teresa durante una protesta en el COP 21

Sor Teresa durante una protesta en el COP 21

El Acuerdo «da la bienvenida a los esfuerzos de todas los actores interesados que no son Partes, para abordar y responder al cambio climático, incluyendo los de la sociedad civil, el sector privado, las instituciones financieras, las ciudades y otras autoridades subnacionales…». Es nuestro deber de mantener a nuestros gobiernos responsables a los compromisos que han hecho y pedirles que firmen y ratifiquen el acuerdo.

Por encima de todo, tenemos que ser conscientes de nuestro propio impacto sobre el cambio climático y cambiar nuestro estilo de vida para reducir las emisiones de carbono.

Etiquetas: ONU

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This