Pastor supremo y eterno del rebaño

por | Abr 13, 2016 | Formación, Reflexiones, Ross Reyes Dizon | 0 comentarios

ross-reyes-dizon-sunday-readings-facebook-es

Pastor atento y protector es Jesús; no tememos aunque caminemos por cañadas oscuras.

Son uno Jesús y el que lo ha enviado para ser Pastor de todo el rebaño.  De esa unión depende el éxito del Pastor.

La intimidad entre el Padre y Jesús es la base de la intimidad entre Jesús y sus seguidores:  «Mis ovejas escuchan mi voz, y yo las conozco y ellas me siguen».  Tales ovejas intuyen la voluntad del Pastor.  Haciendo la voluntad  del Maestro y colaborando en su misión quedan alimentados los discípulos.  Se asemejan al Maestro quien les asegura:

Mi alimento es hacer la voluntad del que me envió y llevar a término su obra.

Así de sintonizados con su Maestro, los discípulos comprenden lo que él quiere decir cuando se les llama la atención a «los campos, que están ya dorados para la siega».  Por eso, los rechazados en Antioquía de Pisidia llegan a entender que el Señor los está enviando a los gentiles.

Los con la mentalidad de Cristo no se encierran con obsesión en unas pocas ideas, por utilizar una frase en AL 139.  Se abren a otro campo de misión, dándose plena cuenta de que tienen que ir y hacer discípulos de todas las naciones, razas y lenguas.

Son inventivos también, lo que queda patente en las obras y las palabras de san Vicente de Paúl.  El santo no solo les recuerda a los misioneros su vocación de ir por toda la tierra (SV.ES XI:553).  También se muestra bien creativo pensando en otras puertas que se le abrirán al cerrársele unas debido a su edad (SV.ES XI:57).

Nos desafía además a abirnos a la novedad.  Contestando su propia pregunta:  «¿Y quiénes serán que intenten disuadirnos de estos bienes que hemos comenzado?», dice san Vicente:

Serán gentes comodonas, … personas que no viven más que en un pequeño círculo, que limitan su visión y sus proyectos a una pequeña circunferencia en la que se encierran como en un punto, sin querer salir de allí; y si les enseñan algo fuera de ella y se acercan para verla, enseguida se vuelven a su centro, lo mismo que los caracoles a su concha.  (SV.ES XI:397)

Ningún rechazo, ninguna limitación, les impide a los formados por el Pastor supremo.  Sin contemplaciones protestan contra cuantos los rechazan y limitados se encomiendan al que supera a todos.

Aun cuando les parezca que todos sus esfuerzos están a punto de perderse, los verdaderos discípulos todavía están ciertos de que recibirán vida eterna del que entregó su cuerpo y derramó su sangre, que jamás perecerán, que nadie los arrebatará de la mano de su Pastor.

Pastor eterno, protégenos de los lobos rapaces y los mercenarios poco fiables.

17 de abril de 2016
4º Domingo de Pascua (C)
Hech 13, 14. 43-52; Apoc  7, 9 14b-17; Jn 10, 27-30

LEER EN ENGLISH

pastor

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This