ross-reyes-dizon-sunday-readings-facebook-es

Pastor atento y protector es Jesús; no tememos aunque caminemos por cañadas oscuras.

Son uno Jesús y el que lo ha enviado para ser Pastor de todo el rebaño.  De esa unión depende el éxito del Pastor.

La intimidad entre el Padre y Jesús es la base de la intimidad entre Jesús y sus seguidores:  «Mis ovejas escuchan mi voz, y yo las conozco y ellas me siguen».  Tales ovejas intuyen la voluntad del Pastor.  Haciendo la voluntad  del Maestro y colaborando en su misión quedan alimentados los discípulos.  Se asemejan al Maestro quien les asegura:

Mi alimento es hacer la voluntad del que me envió y llevar a término su obra.

Así de sintonizados con su Maestro, los discípulos comprenden lo que él quiere decir cuando se les llama la atención a «los campos, que están ya dorados para la siega».  Por eso, los rechazados en Antioquía de Pisidia llegan a entender que el Señor los está enviando a los gentiles.

Los con la mentalidad de Cristo no se encierran con obsesión en unas pocas ideas, por utilizar una frase en AL 139.  Se abren a otro campo de misión, dándose plena cuenta de que tienen que ir y hacer discípulos de todas las naciones, razas y lenguas.

Son inventivos también, lo que queda patente en las obras y las palabras de san Vicente de Paúl.  El santo no solo les recuerda a los misioneros su vocación de ir por toda la tierra (SV.ES XI:553).  También se muestra bien creativo pensando en otras puertas que se le abrirán al cerrársele unas debido a su edad (SV.ES XI:57).

Nos desafía además a abirnos a la novedad.  Contestando su propia pregunta:  «¿Y quiénes serán que intenten disuadirnos de estos bienes que hemos comenzado?», dice san Vicente:

Serán gentes comodonas, … personas que no viven más que en un pequeño círculo, que limitan su visión y sus proyectos a una pequeña circunferencia en la que se encierran como en un punto, sin querer salir de allí; y si les enseñan algo fuera de ella y se acercan para verla, enseguida se vuelven a su centro, lo mismo que los caracoles a su concha.  (SV.ES XI:397)

Ningún rechazo, ninguna limitación, les impide a los formados por el Pastor supremo.  Sin contemplaciones protestan contra cuantos los rechazan y limitados se encomiendan al que supera a todos.

Aun cuando les parezca que todos sus esfuerzos están a punto de perderse, los verdaderos discípulos todavía están ciertos de que recibirán vida eterna del que entregó su cuerpo y derramó su sangre, que jamás perecerán, que nadie los arrebatará de la mano de su Pastor.

Pastor eterno, protégenos de los lobos rapaces y los mercenarios poco fiables.

17 de abril de 2016
4º Domingo de Pascua (C)
Hech 13, 14. 43-52; Apoc  7, 9 14b-17; Jn 10, 27-30

LEER EN ENGLISH

pastor


Tags: ,

Pin It on Pinterest

Share This