louise-lent-desert-reading-facebook-es

Reflexión cuaresmal de Denise Bondy:

La Cuaresma de 2016 nos lleva de nuevo al desierto. Para mi marido y para mí eso significa el desierto del oeste de Arizona, así como nuestros propios desiertos personales.

Hay personas a las que no les gusta el desierto. Piensan que es una gran nada, un lugar estéril, sin vida, sólo habitado por criaturas venenosas y plantas de peligrosas espinas. Mi experiencia, después de media docena de inviernos en Arizona, es que el desierto tiene mucha calidez, belleza y paz, que deseo a todos los que conozco y amo que puedan experimentarlas. Está lejos de ser estéril. La vida vegetal es extraordinaria y no hay nada que se compare con las plantas floreciendo en el desierto, en primavera. Sé que hay serpientes de cascabel ahí, pero son, en su mayor parte, tímidas y solitarias. No me preocupo por ellas; se mantienen alejadas de mí. Cuando estoy en el desierto, en el tiempo de Cuaresma, me siento como uno de esos pequeños lagartos, tomando el sol en una roca, disfrutando de la paz, la tranquilidad y el sol. Me puedo relajar, meditar y orar.

El tiempo que pasamos en nuestros propios desiertos espirituales puede ser así, también: un tiempo para dar un paso atrás, relajarse y disfrutar del toque de Dios dentro de nuestro ser; un tiempo para refrescarnos y rejuvenecernos para el trabajo que estamos llamados a hacer. Esta es la Cuaresma que rezo que tenga mi Familia Vicenciana.

Aquí, en el desierto, donde tengo menos responsabilidades que en casa, me gusta leer sobre los santos de nuestra Sociedad [de San Vicente de Paúl]. Me gusta recordar a mis conocidos que Santa Luisa de Marillac y yo compartimos el mismo día de cumpleaños, el 12 de agosto, pero que ella nació 354 años antes que yo. El día de la memoria de Santa Luisa es el 9 de mayo (antes era el 15 de marzo), así que estuve buscando en Internet información interesante sobre ella.

He aquí algunas cosas que aprendí:

  • Luisa nació fuera del matrimonio y nunca supo quién fue su madre. Su padre la reconoció formalmente como a su hija y, aunque a su madrastra no parecía gustarle Luisa, la mantuvo hasta su fallecimiento, cuando Luisa tenía 12 años de edad. Esto quiere deicr que Luisa recibió una muy buena educación y se relación con las personas de posición y poder.
  • Aunque Luisa sintió el llamado a la vida religiosa a una edad temprana, se la dirigió hacia el matrimonio con Antonio Le Gras, secretario de la reina madre. De su matrimonio nació un hijo, Michel. El matrimonio de Michel engendró un nieto, Renee Louise Le Gras.
  • Tras la muerte de su marido, Louise retomó su deseo de ser religiosa y, finalmente, fue cofundadora de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl
  • Louise era una gran trabajadora, con una capacidad superior a casi todo el mundo. Murió a la edad de 68 años, unos seis meses antes de San Vicente de Paúl.
  • Las últimas voluntades de Luisa son muy interesantes. A pesar de que provenía de una familia rica y estaba bien relacionada con la alta sociedad parisina, insistió en un funeral humilde. Escribió: «Para mi funeral declaro que no deseo ningún gasto mayor de lo que es habitual para los funerales de nuestras hermanas [Hijas de la Caridad] fallecidas. Cualquier persona que desee hacer otra cosa y no esto,  demostrará que realmente nunca se preocupó mucho por mí…» Sobre su lápida, una cruz de madera con un crucifijo y las palabras «Spes Unica» (nuestra única esperanza).

Quedé impresionada por las instrucciones de Louise, en sus últimas voluntades, para su nieta, Renee Louise, sólo era una niña pequeña cuando su abuela murió. La voluntad de santa Luisa indicaba ue su nieta celebrase una cena anual para los pobres, en la parroquia donde residiera, y que ella era la que habría de servir la cena, por sí misma, a estos invitados. Me pregunto si puedo yo dejar este tipo de instrucciones a mis nietos…

Quizás sea demasiado el llamarnos miembros vicencianos de la misma Familia que Santa Luisa, ¿no es así? Como tal, me gustaría pensar que somos instruidos de la misma forma que fue Renee Louise. Hay que seguir alimentando a los pobres, por más que experimentan la pobreza, con nuestros propios recursos y nuestras propias manos.

Vivid una cálida y serena Cuaresma,

Denise

Denise Bondy sirve como Presidenta del Comité de Espiritualidad del Consejo regional de Ontario, de la Sociedad de San Vicente de Paúl. Sus reflexiones mensuales se pueden encontrar en el sitio web de los miembros de la SSVP de Ontario: http://www.ssvp.on.ca/mem/thoughts.php.

 

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This