¿A qué cosas estoy renunciando en la Cuaresma de este año, y por qué?

por | Feb 17, 2016 | Cuaresma, Formación | 0 comentarios

Todos los años, los católicos tratan de responder a esta vieja pregunta: ¿Qué debo hacer en Cuaresma? En el contexto vicenciano, esta cuestión siempre se responde desde la solidaridad con y para los que viven en la pobreza.

En la siguiente presentación, aprenderemos por qué San Vicente insistió en la necesidad de la mortificación. La mortificación, una de las cinco virtudes vicentinas, es auto-disciplina que está en contra de que sólo buscar lo que me gusta en el aquí y ahora, en aras de objetivos más importantes. Esta virtud versa sobre tomar decisiones, y la meta de nuestras elecciones.

Vea esta presentación en VinFormation

Descargue la presentación en formato Power Point

Reflexión:

Medita estas citas:

  • No olvidemos que la verdadera pobreza duele: no sería válido un despojo sin esta dimensión penitencial. (Papa Francisco, Mensaje de Cuaresma de 2014)
  • En lugar de renunciar a comer chocolate o alcohol durante la Cuaresma, el Papa parece que quiere que renunciemos a nuestra indiferencia hacia los demás. (De «Giving Up Indifference for Lent», por Jim Wallis para el Huffington Post)
  • La Cuaresma es un tiempo de oración, de una oración más intensa, más prolongada, más asidua, más capaz de asumir las necesidades de los hermanos; oración de intercesión, para interceder ante Dios por las muchas situaciones de pobreza y sufrimiento». (Francisco, Homilía del 5 de marzo de 2014)
  • Es un tiempo para escuchar la voz interior, pero también un tiempo para prestar atención a las necesidades de otras personas. (Henri Nouwen)
  • «Hoy […] todo se compra y se vende. Todo está calculado y medido. La limosna nos ayuda a experimentar la gratuidad, lo cual conduce a liberarnos de la obsesión de poseer, desde el miedo a perder lo que tenemos, desde la tristeza de alguien que no desea compartir su riqueza con los demás. «(Papa Francisco, Homilía del 5 de marzo de 2014)
  • «… Tenemos que reflexionar sobre nuestra voluntad de sacrificio, o, como lo llamamos en nuestra propia tradición vicenciana, la virtud de la mortificación. La raíz de la palabra mortificación es morir a uno mismo, sacrificarse, para poner al otro en primer lugar.» (P. G. Gregory Gay, CM, Carta de Cuaresma de 2009)

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This