últimas noticias sobre el COVID-19

La colaboración entre dos personas excepcionales: Vicente y Luisa

por | Dic 6, 2015 | Formación | 0 comentarios

Vincent-louise

Sor Maggie Reynolds, Hija de la Caridad de Australia, nos ofrece estas reflexiones sobre la colaboración entre dos personas excepcionales: Vicente de Paúl y Luisa de Marillac.

Ellos ponen en práctica las palabras de Bonnie LeMelle Abadie, citadas al comienzo de este ensayo:

La colaboración es difícil, consume tiempo, puede ser incluso frustrante, pero también da confianza que nuestro tiempo juntos es bien empleado y que nuestros esfuerzos producirán vida nueva.

El artículo continúa en tres partes…

  • Vicente y Luisa provienen de muy diferentes orígenes.
  • La colaboración entre Vicente y Luisa.
  • ¿Qué nos dice a nosotros la colaboración de Vicente y Luisa?

Introducción

La colaboración es una palabra frecuentemente utilizada en nuestros días. A menudo escuchamos que estamos en colaboración con nuestros compañeros de trabajo, nuestros colegas, los que viven y trabajan en nuestros servicios, en nuestras comunidades, en nuestros ministerios. La colaboración se apunta, a menudo, como socios en el ministerio o socios en los negocios, y me pareció interesante investigar este aspecto en la vida de Vicente de Paúl y Luisa de Marillac.

Vamos a comenzar con un par de definiciones de lo que es la colaboración.

Wikipedia nos da la siguiente definición:

Colaboración es todo proceso donde se involucra el trabajo de varias personas en conjunto para conseguir un resultado compartidos. [1]

Bonnie LeMelle Abadie, nos dice en un artículo en Pathways:

La colaboración es un viaje donde compartir pensamientos e ideas, caminar juntos, compartir sueños y planificar juntos. Es el proceso en el que aprendemos los modos de pensar y actuar de los demás. Es aprender cuándo y qué contribuir para el bien del todo. Se hacerlo bien, relegando nuestro «deseo» de la perfección, tal y como la percibimos. Y, sí, es difícil, consume tiempo, es incluso frustrante, pero también da confianza que nuestro tiempo juntos es bien empleado y que nuestros esfuerzos producirán vida nueva. [2]

Los perfiles de Vicente y de Luisa.

Vicente y Luisa provienen de muy diferentes orígenes.

Vicente era un chico de campo, un chico de granja, y fue amado y querido por su familia.

Luisa era una chica de ciudad, hija ilegítima, sola, aislada, no amada y separada de su familia.

Sus experiencias vitales eran muy diferentes.

De pequeño, Vicente trabajó la tierra y cuidó ovejas. Aprendió a entender el ritmo y el calendario de la naturaleza, como una forma de vida. Se sentía seguro en su familia, a pesar de que eran pobres campesinos. Vicente tuvo una buena educación y estudió para el sacerdocio. Fue capellán de ricos, de la realeza, de los condenados a galeras, y tutor de los hijos de los Gondi. Era un pastor, organizó caridades y misiones, formó al clero, se vio envuelto en la política, fue miembro del Consejo de Conciencia, fundador de las Damas de la Caridad, la Congregación de la Misión y co-fundador de las Hijas de la Caridad.

Luisa era ansiosa, insegura y sufrió profundamente desde el abandono que experimentó cuando niña. Puesta en un convento a una edad muy temprana, recibió una buena educación y fue muy influenciada por la espiritualidad dominicana. Después de que su padre muriera, cuando tenía 12 años, fue llevada a un internado, donde recibió una buena educación práctica. Luisa quería ser monja, pero fue rechazada. Se casó, y fue esposa, madre, madrastra, viuda, trabajadora social, y adquirió habilidades de enfermería. Además, estuvo involucrada en la administración de las caridades, el establecimiento de las misiones, la formación de las hermanas y fue co-fundadora de las Hijas de la Caridad.

Sus personalidades eran muy diferentes.

Vicente era extrovertido, flexible, seguro, cariñoso, aventurero, práctico, realista, precavido, prudente, paciente, pragmático, atento, simpático, organizado, visionario, temperamental y sabio.

Luisa era introvertida, ansiosa, escrupulosa, sensible, reservada, creativa, melancólica, impulsiva, tenaz, impaciente, seria, reflexiva, pensativa, organizada, asertiva, de carácter fuerte y aprensiva.

Sus formas de operar eran muy diferentes.

Vicente se orientaba hacia la acción y era práctico, organizado, un hombre colaborador, seguro y extrovertido. También era flexible, adaptable, reflexivo, prudente, objetivo, paciente, constante y un gran trabajador en equipo.

Luisa era resolutiva, pero tuvo el don de la persuasión. Al igual que Vicente, era colaboradora y organizada, pero también introspectiva, y una gran planificadora que prestaba una increíble atención al detalle. Era compleja, sensible e impulsiva.

La colaboración entre Vicente y Luisa.

A primera vista, podríamos estar tentados a decir que cualquier colaboración entre ellos dos, muy diferentes en antecedentes, experiencias, personalidades y formas de operar, sólo podía terminar en un desastre, pero su viaje en común les cambió a sí mismos, a Francia, a la Iglesia y a la vida religiosa. Durante 35 años caminaron juntos, aprendiendo a conocerse, a estimarse y respetarse mutuamente, colaborando intensamente en establecer misiones en toda Francia y más allá.

Sin embargo, a medida que crecían en colaboración, experimentaron algunos desacuerdos, tensiones y conflictos que desafiaron su relación. Una diferencia particular de opinión había terminado la búsqueda de una nueva casa madre debido al aumento del número de muchachas del país que querían unirse a la comunidad. Louise quería estar cerca de San Lázaro y Vicente no estaba particularmente interesado en esa idea. En este caso, van cruzándose correspondencia durante doce meses, entre septiembre 1640 y septiembre de 1641, y tenemos una visión de la tensión entre ellos cuando Vicente le dice a Luisa:

Debemos seguir orando por el tema de la casa; no estoy tan preocupado por ella como por la forma en cómo asentarles ahora en un alojamiento alquilado. ¡Oh Jesús! Mademoiselle, sus preocupaciones no dependen de una casa, sino en la continuación de la bendición de Dios en el trabajo.[3]

Finalmente, salió una casa a la venta en la carretera a San Lázaro y Vicente la compró. El 6 ó 7 de septiembre de 1641, escribió a Luisa:

Por fin tenemos el contrato de compra (de la casa) y el dinero ha sido pagado. Por favor, hágame saber cuántas habitaciones hay. Vamos a anunciar la compra mañana en la homilía. [4]

La profunda herida interna del abandono que sufrió Luisa le afectó durante toda su vida, y hacia 1642 empezó a sentirse abandonada por Vicente. Él estaba muy ocupado en el establecimiento de la Congregación de la Misión, y en la formación para el Clero, las Conferencias de los martes, la creación de Seminarios, el Consejo de Conciencia, y nuevas misiones en toda Francia y en el extranjero. Luisa sintió que se quedaba sola con la nueva comunidad, formando hermanas, apoyándolas en misiones tales como hospitales y orfanatos, tratando asuntos entre hermanas y también los temas constantes con su hijo. Luisa escribiría a Vicente una carta y él le devolvía la respuesta en el margen de la misma. Él decía que iba a dar a las hermanas una conferencia en un día determinado, pero aparecía. Estos son los años llenos de tarea en los que su correspondencia disminuyó.

El 8 de junio de 1642, Vicente escribió a Louise:

Mon Dieu, señorita, qué sorprendido estaba esta mañana cuando el señor Portail me contó el accidente que ocurrió en su casa ayer… Si Dios quiere espero tener la dicha de verla aquí, si usted viene para Vísperas, o en su casa. Le envío estas líneas, entretanto, para saludarla y desearle un buen día de antelación. Yo soy tu siervo. [5]

Un grave conflicto surgió a raíz de la aprobación de la Compañía de las Hijas de la Caridad, y el peligro de que se colocasen bajo el mando del arzobispo de París.

Entre agosto y noviembre de 1646, Vicente escribió a Jean-François de Gondi, arzobispo de París, pidiéndole erigir la empresa con el nombre de Cofradía de la Caridad de las Siervas de los Enfermos Pobres en parroquias. Él afirma:

Porque, sin embargo, las obras pertenecientes al servicio de Dios llegan a su fin, ordinariamente, con quienes las empiezan, si no hay un vínculo espiritual entre las personas que participan en ellas, el peticionario teme que lo mismo puede pasar con esta empresa, si no se erige como una cofradía. Es por eso que él representa a Vuestra Señoría Ilustrísima, con todo el respeto posible, que parece conveniente que usted estará contento de erigir como Cofradía esta compañía de chicas y viudas, bajo el título de Cofradía de la Caridad de las Siervas de los Enfermos Pobres en las parroquias, y dar como reglamentos los artículos siguientes, de acuerdo a lo que han vivido hasta ahora, y están resueltas a vivir por el resto de sus días. [6]

El arzobispo contesta que hará esto a condición de que la Cofradía esté bajo la autoridad del arzobispo y sus sucesores, después de la muerte de Vicente.

Así lo haremos, y ordenamos que las ya admitidas a la misma y las que en adelante se reciban en ella puede hacer libremente lo puedan para aliviar y consolar a los enfermos pobres, a condición de que la Cofradía esté, y permanezca en perpetuidad, bajo la autoridad y dependiente del arzobispo y de sus sucesores, en la exacta observancia de los Estatutos adjuntos, que hemos aprobado y aprobamos por las presentes letras. Porque Dios ha bendecido el cuidado y el trabajo de nuestro amadísimo Vicente de Paúl en ayudar a que este plan piadoso tenga éxito, hemos confiado y se le ha confiado el liderazgo y la dirección de la Sociedad y la Cofradía durante el tiempo que le plazca a Dios en mantenerlo en esta vida. [7]

Luisa se opone firmemente al nombre escogido y al hecho de que estén bajo orden del arzobispo de París. Ella la quiere bajo la Congregación de la Misión para siempre, no sólo bajo la guía de Vicente, durante el tiempo que él esté vivo, y así se lo expresa libre y asertivamente. Le escribe a Vicente:

¿Podría esta redacción no inflexible «dependencia del Arzobispo» ser perjudicial para nosotros en el futuro, por la libertad que le da a alejarnos de la dirección del Superior General de la Misión? ¿No es necesario, señor, que por este acto de fundación su caridad esté con nosotros como Director perpetuo?… En el nombre de Dios, señor, no deje que pase nada que incluso en lo más mínimo, ponga a la Compañía lejos de esa dirección que Dios le ha dado, porque usted puede estar seguro de que inmediatamente dejaría de ser lo que es, y el pobre enfermo ya no estará asistido… [8]

Las cartas se entrecruzan entre ellos, y en 1647 tenemos una Conferencia de Vicente sobre las Reglas que ha desarrollado, en la que afirma;

Será una cofradía y llevará el nombre de Cofradía de las Hermanas de la Caridad, Siervas de los Enfermos Pobres «… Así ahora, Hermanas, aquí están las Reglas, aprobadas por la misericordia de Dios, que las establecen a ustedes como una Cofradía de la Caridad separada de la Cofradía de las Damas de la Caridad, con quienes ustedes han sido asociadas hasta el día de hoy…. Deben considerar estas Reglas como si llegasen de la mano de Dios mismo, ya que se les dan por orden del arzobispo, de quien ustedes dependen. [9]

Vicente también fue asertivo y ambos tenían sus puntos de vista. Luisa no quería que la Compañía se convirtiera en una comunidad religiosa, porque en aquellos tiempos todas las comunidades eran de clausura. Si eso ocurriera, los pobres no serían servidos, y Vicente no quería que la Compañía fracasase si no estaba protegida por las autoridades de la Iglesia.

No escuchamos otra vez de Luisa durante seis meses, la cantidad de tiempo que debió llevarle trabajar este tema. No hay duda de que ella reflexionó, oró y discernió en ello hasta que logró un poco de paz y el equilibrio, antes de ponerlo de nuevo sobre la mesa. Luisa no había cambiado de opinión, pero estaba muy tranquila y firme al decirle a Vicente:

Parece que Dios le dio a mi alma una gran paz y simplicidad durante mi meditación imperfecta sobre la necesidad de la Compañía de las Hijas de la Caridad de permanecer continuamente bajo la orientación dada por la Divina Providencia en lo espiritual, así como en los asuntos temporales. En ese momento, creo que llegué a entender que sería más ventajoso para su gloria que la Compañía falle completamente que esté bajo la dirección de otro, lo que parece ser contrario a la voluntad de Dios. Las indicaciones de esto son que no hay razón para creer que cuando Dios inspira y da a conocer su voluntad por la perfección de las obras de su bondad desea lograr, él hace su planes conocidos al principio… Si su caridad escuchó a Nuestro Señor decir lo que me parece que le dijo a usted, en la persona de San Pedro, espero que fuera que Él quería construir esta Compañia en su caridad, para que perseverara en el servicio pedido para la instrucción de los niños y el alivio de los enfermos. [10]

También en 1647 la reina Ana de Austria envió una petición al Papa, solicitando que la Compañía se sometiese a la Congregación y sucesores. [11]

Es factible que Luisa estuviese detrás de esta carta, ya que conocía a una gran cantidad damas de la caridad prestigiosas. Su marido había trabajado en los tribunales y fue secretario de la madre de la reina, María de Médicis, por lo que no habría tenido ninguna vacilación de hablar con la Reina sobre este asunto.

Las respuestas de Roma eran lentas y la cuestión de la aprobación se prolongó durante 9 años. Finalmente, Vicente aceptó los deseos de Luisa para el bien de la Compañía y acordó modificar el texto. Mientras tanto, el texto se había perdido, por lo que la solicitud de aprobación tuvo que ser reescrita.

Finalmente, el 18 de enero de 1655, la Aprobación de la Compañía fue dada por el cardenal de Ritz.

Y puesto que Dios ha bendecido a los esfuerzos que nuestro querido Vicente de Paúl ha hecho para el éxito de esta intención piadosa, hemos confiado a él, y por estas presentes cartas confiamos de por vida el liderazgo y la dirección de la Sociedad y Cofradía y, después de él, a sus sucesores como los Superiores Generales de la Congregación de la Misión. [12]

En agosto de ese año, Vicente reunió a las hermanas para escuchar el texto oficial. Les dijo que la Compañía había sido reconocida oficialmente en la Iglesia, bajo la dirección del Superior General de la Congregación de la Misión y de sus sucesores, de por vida. Fue firmado por Vicente, Luisa y todas las hermanas presentes. [13]

Tomó nueve años en resolverse; pero mientras tanto, tanto Vicente y Luisa siguieron colaborando en creación de misiones, trabajando con Damas de la Caridad, administradores de hospitales, párrocos, obispos, cardenales, políticos, las prisiones y otras organizaciones, a fin de que los pobres pudieran ser servidos y evangelizados.

Las dificultades veces surgen entre las personas que colaboran, porque son seres humanos y los seres humanos tienen conflictos. La relación de Vicente y de Luisa no se vio destruida por esto: de hecho, se fortaleció y fueron capaces de trabajar por la gloria de Dios y el bien de los pobres. Lo cruzaron espadas. Hubo tiempos difíciles para los dos y estaban estresados ​​porque estaban muy ocupados, pero su colaboración fue siempre dirigida hacia la misión. Los conflictos tendrían que salir a la superficie en las personas tan dinámicos como lo fueron, porque ambos tenían sentimientos y principios fuertes. No hay que temer, ignorar o lamentar los conflictos y las tensiones, siempre y cuando los involucrados puedan enfrentarse a ellos y avanzar juntos. La experiencia purifica tanto a Vicente como a  Luisa. Era su viaje – es nuestro camino.

Estas dos personas descubrieron que eran almas gemelas, almas con los mismos ideales y aspiraciones. Fue su dedicación a la misma meta, el servicio a Cristo en los pobres, lo que les atrajo el uno al otro, ya que ambos dieron su vida para seguir los dictados de Dios. Eran verdaderos colaboradores e iguales.

¿Qué nos dice la colaboración de Vicente y Luisa a nosotros?

Los animados intercambios entre estos dos pioneros de la caridad nos permiten vislumbrar el movimiento del Espíritu en sus esfuerzos conjuntos por establecer un nuevo proyecto en la Iglesia. Animados por un sólido sentido de la misión, y lo que creen es la voluntad de Dios, combinaron sus talentos naturales y habilidades en respetuosa corresponsabilidad, poniendo en marcha una ola de servicio a Cristo en el pobre que se ha experimentado en todo el mundo.

Son la prueba de que, sea cual sea nuestro origen, sea cual sea nuestra personalidad, sean cuales sean nuestras experiencias de vida, las pruebas que tenemos y los conflictos y tensiones que experimentamos, no son impedimentos para hacer el bien y lograr nuestras metas. Vicente y Luisa se nos presentan como modelos de verdaderos colaboradores en el ministerio; de hecho, para todos los ámbitos de la vida.

Pusieron en práctica las palabras de Bonnie LeMelle Abadie, citadas al comienzo de este ensayo:

La colaboración es difícil, consume tiempo, es incluso frustrante, pero también da confianza que nuestro tiempo juntos es bien empleado y que nuestros esfuerzos producirán vida nueva.

Bibliografía

  • Wikipedia
  • Pathways Vol. 23. Número 2. 2003
  • Vicente de Paúl, Correspondencia, Conferencias, Documentos. Vol. 2
  • Vicente de Paúl, Correspondencia, Conferencias, Documentos. Vol. 3
  • Vicente de Paúl, Correspondencia, Conferencias, Documentos. Vol. 9
  • Vicente de Paúl, Correspondencia, Conferencias, Documentos. Vol. 13b
  • Escritos de Luisa de Marillac

Notas

[1] Wikipedia

[2] Bonnie LeMelle Abadie. Caminos, Vol 23, No. No 2, septiembre / octubre 2003 San Antonia Arquidiocesano de Catequesis Centro

[3] Carta 519 Página 189 Correspondencia, Conferencias, Documentos. Vol. 2

[4] Carta 537 Página 210 Vol CCD 2

[5] Carta 592 Página 289 Vol CCD. 2

[6] Carta 860 Página 59 Vol CCD. 3

[7] La ​​erección de la Compañía de las Hijas de la Caridad como, 1646. Página 131. Vol CCD Cofradía 20 de noviembre. 13b

[8] Carta 898 Página 132 Vol CCD. 3

[9] Conferencia de las Reglas. Página 243-260 30 de mayo de 1647. Vol CCD. 9

[10] Carta 199 Página 243 Escritos de Luisa de Marillac de noviembre de 1647

[11] Petición de la reina Ana de Austria al Papa. Página 141 Vol CCD. 13b

[12] Aprobación de la Compañía de las Hijas de la Caridad del Cardenal de Ritz. Enero 1655. No. 149 Página 144-147 Vol CCD. 13b

[13] Los actos de Establecimiento de las Hijas de la Caridad y nombramiento de funcionarios. No. 150 Página 225-227 Vol CCD. 13b

 

Autora: Maggie Reynolds, HC
Esta reflexión fue fruto del programa de estudio VIE ofrecido en Chicago.
Fuente: FamVin EN

Etiquetas: Formación

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This