Evangelio y Vida para el 17 de noviembre de 2015

por | Nov 17, 2015 | Evangelio y Vida, Reflexiones | 0 comentarios

evangelio y vida

2 Mc 6, 18-31; Sal 3; Lc 19, 1-10.

Ella, santa Isabel de Hungría, amaba apasionadamente a su rey y joven esposo, Luis de Turingia. Hoy celebramos su fiesta. “Si yo amo tanto a una criatura mortal, – decía– ¿cómo no he de amar al Señor inmortal, dueño de mi alma?”. Su otro y constante amor, hasta el fin de sus días, fueron los pobres, hacia quienes tenía el corazón manirroto y lleno de ternura y de servicios.

Zaqueo, el del evangelio, tiene otra historia, pero termina pareciéndose a Isabel. Él era bajito y ladrón, pero logró elevarse y robar el tesoro del Reino. “Hoy ha entrado la salvación a esta casa”, le dijo Jesús. ¿Hay acaso palabras más alegres?

Amo a este Zaqueo cuyas actitudes me desafían.

¡Él quería ver a Jesús, quería conocerlo! Y puso los medios. Los medios nos revelan lo que en verdad codiciamos. Cuántas cosas decimos que queremos, pero encontramos excusas un día y otro para no poner los medios. A Zaqueo no le importó hacer el ridículo ante el dictamen de los demás. ¡Quería ver a Jesús! No le importó que lo señalaran públicamente como pecador (lo era). ¡Quería ver a Jesús! Y le abrió su casa (y su pasado y su vida y su futuro), repartió sus bienes a los pobres, devolvió con creces lo que había robado. ¡Quería ver a Jesús!

Gracias, Señor Jesús, porque viniste a salvar lo que estaba perdido. ¡Gracias!

Fuente: «Evangelio y Vida», comentarios a los evangelios. México.
Autor: Honorio López Alfonso, C.M.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This