Día de Oración y Ayuno Vicentino: martes 17 de noviembre de 2015

por | Nov 17, 2015 | Reflexiones | 0 comentarios

oracion_ayuno_lynn

Día de Oración y Ayuno Vicentino
martes 17 de noviembre 2015
Año de la Vida Consagrada
¿Quién ha visto el viento? – Profundizar en Nuestro Señor – oír la voz de Dios – Cristo nos hizo Santo

Querida Familia Vicentina: siempre oremos; y visitemos www.famvin.org para la oración, el conocimiento y para compartir. Oremos siempre: Amado Señor: Siempre recuérdame de mi necesidad de ti, para dejar que tu gracia funcione en mí y me ayude a discernir lo que es bueno y de lo que se compone la gran familia que es tu Iglesia. Amén. Bendiciones, Lynn

¿Quién ha visto el viento? – Creo que puedo responder por usted. Nadie puede ver el viento. Se puede ver la obra del viento con las hojas que caen, las tormentas de polvo o sentirlo soplando en su cara y echar a perderle el peinado, pero no el viento como tal. Lo mismo es para el Espíritu Santo. No se puede ver el Espíritu Santo y nosotros no sabemos a qué se parece el Espíritu Santo, excepto tal vez a nuestra visión de una paloma. El viento viene y va. El Espíritu Santo está siempre con nosotros. Veo el Espíritu Santo a menudo en las personas que me rodean y en los que sirvo. Cada vez que veo a Dios en los demás, sé que el Espíritu Santo está allí. Al tratar con los tiempos difíciles y la mala salud, veo el Espíritu Santo en la curación y en la bondad que me rodea. ¿Sabes cómo es Dios? Él está en la cara de cada persona que servimos. Él está en la cara de cada Vicentino, con el que se cumple y con el que se sirve. Se le puede ver en las buenas y en las malas. Él siempre está ahí. Jesús es un poco fácil cuando Él era uno de nosotros. Tenemos la historia de Jesús como humano en la tierra. Hemos visto imágenes. Él está allí en la cruz. Podemos mirarle a Él siempre y pedirle ayuda. Él está en la Eucaristía, que tenemos en nuestro cuerpo y ahora él está en nosotros. Veo a Jesús en todo el mundo que sonríe y especialmente en los niños. Yo siempre veo a Jesús en los ojos de los necesitados. Yo sé que Él está en mí y yo le llevaré a la puerta de los necesitados y le veré y le serviré. Esto es lo que estamos llamados a ser, y a hacer. Somos los brazos, las piernas y la voz de Jesús, amando con ternura a los que pueden conocerlo. Somos siervos, como lo fue Él. Otros deben ver a Jesús en nosotros; en nuestras acciones, en nuestro amor y en nuestra atención y amor para todos.

Profundizando en Nuestro Señor – Invierta en su fe. Es la cosa más gratificante que va a hacer. Debemos comprometernos a servir como Cristo ha servido. Todo el mundo tiene un talento. Nadie tiene tiempo, tenemos que hacerlo. No hay excusas. Haga algo bueno por los demás. Vayamos un paso más allá y realmente lleguemos a conocer a nuestro Señor. Cada vez que aprendemos un poco más y hacemos un poco más es invertir en nuestra fe. Esto no es para un corto plazo, sino que es un compromiso de por vida que puede cambiar de dirección, pero siempre será de servicio. Dios nos ama. Él quiere que sepamos esto. Él nos quiere compartiendo este amor con los demás. Cada una de las bienaventuranzas es un momento de nuestras vidas; momentos por los cuales vivir. Bienaventurados los humildes, que les importan y ayudan a los necesitados de la tierra por heredad. Bienaventurados los que sufren de persecución y aun así ayudan a sobrepasar el quebrantamiento de otros. Bienaventurados los afligidos, porque pueden ser consuelo para los demás. Eso está muy bien, no siempre sucede, pero siempre es una lección y se puede utilizar para ayudar a otros. Nuestros mejores momentos de enseñanza son los golpes duros de las experiencias. Mira a los demás con el amor que Dios te dio y sirve grandes porciones del amor dado de gratis. Usted es un Vicentino – Siervo de Dios; siervo de quienes lo necesiten y un santo en formación.

Escuchemos la voz de Dios – Dios nos habla de muchas maneras, algunas convencionales y otras, poco convencionales. Si buscamos en verdad su voluntad para nuestras vidas, tendremos que hacer el esfuerzo de escuchar su voz. Si bien puede requerir apagar el ruido que nos rodea, la recompensa será grande. Vamos a ser capaces de conocer su voluntad y la experiencia de su paz. Haga un esfuerzo para amar como Dios lo hace. Nos encanta nuestro cónyuge por completo por la sencilla razón de que es cómo Dios ama a esa persona. Escuchemos la voz de Dios, que nos lleva a amar a los demás como Él nos ama. Es fácil amar a su cónyuge e hijos, pero amar a tu enemigo, o a extraños, requiere de la ayuda de Dios. Oigamos su voz y amemos como Él ama. Usted no sólo oye las palabras de Dios, sino que las sientes. Él nos acaricia con amor y cura nuestra tristeza y todas nuestras emociones. Él sanará la tristeza y las emociones de los demás. Quienes a menudo, tienen necesidades y emociones mayores que las nuestras. . A veces servimos a alguien que lo necesita, que realmente necesita más de lo que podemos dar. Debemos dejar que Jesús vea estas emociones. Oramos al Señor: “Abre mi corazón y derriba los muros en el, de manera que podemos descubrir a los necesitados que has depositado en mi camino, para compartir tu amor maravilloso. Amén.” Encontramos consuelo en nuestras oraciones y en los que rezan con nosotros. El Grupo de Oración y el orar ante el cuerpo y la sangre, son las oraciones más asombrosas. Escuchar la voz      de Dios en todo lo que hacemos.

Cristo nos hizo Santos – Somos santos, pero necesitamos un gran esfuerzo para que siendo lo que somos, vivamos en la santidad y crezcamos en la santidad. Aunque nos hicieron bien, a imagen de Dios mismo, el pecado original de ignorar las leyes de Dios ha afectado a nuestra naturaleza. Somos Santos, pero somos pecadores. Como bautizados cristianos, tenemos el Espíritu Santo. Somos santos, pero se necesita un esfuerzo para que siendo lo que somos, vivamos en la santidad y crezcamos en la santidad. Si no hacemos ese gran esfuerzo, volvemos a caer en el pecado. Siendo hecho a imagen de Dios, experimentamos la mayor satisfacción; más alegría, más llenos de paz cuando manejamos situaciones cotidianas de la manera en que Jesús lo haría. Cuando somos pacientes, amables; perdonando y amando somos más felices y tenemos más buena influencia. Cuando somos impacientes, quiero decir, cuando guardamos rencor, y permitimos que nuestro estado de ánimo pierda el control de nuestras acciones, no es una sensación agradable. Vamos a pecar y a pecar de nuevo, pero somos tan queridos que siempre podemos ser perdonados. Las dos soluciones más maravillosas que tenemos son la reconciliación con un poco de la penitencia y la Eucaristía, tomando el cuerpo y la sangre de Cristo. Sí, somos hechos santos y podemos renovar la santidad, todos los días.

Que tengan una buena semana. Bendiciones, Lynn

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This