últimas noticias sobre el COVID-19

Día de Oración y Ayuno Vicentino: martes 4 de agosto de 2015

por | Ago 4, 2015 | Reflexiones | 0 comentarios

lynn

Día de Oración y Ayuno Vicentino
Martes, 04 de agosto 2015
Año de la Vida Consagrada
Silencio – Su gracia es Suficiente – Vivir un Poco Audazmente – Estamos Hechos Para la Vida

Querida Familia Vicentina: Bienaventurados los Vicentinos que saben cómo amar incondicionalmente, y porque reflejan el amor de Dios. Bienaventurados los Vicentinos que sabemos cómo escuchar con paciencia; y vamos a infundir confianza en los demás y hemos de conocer la alegría de ver a esos otros individuos crecer. Somos verdaderamente bendecidos en la medida en que trabajamos para Dios en la Familia Vicentina. Seamos la razón para que alguien sonría. Vivamos en los brazos de Jesús todos los días. Oremos por la paz en todas partes. Oremos los unos por los otros y caminemos junto a nuestro Señor. Oremos especialmente por el Papa Francisco, nuestros sacerdotes, diáconos, religiosos y religiosas y por los que dan un paso adelante para tener una vocación consagrada y santa con Cristo. Amén.

Silencio – No hay nada más precioso y dador de vida que un retiro de silencio. No siempre podemos estar en un retiro, pero podemos reclamar silencio para nosotros mismos o para los demás; incluso si es sólo por una hora. En ese silencio empezamos a hablar y a decirle a Dios de nuestras cosas, y prontamente estamos en un espacio tan maravilloso y solo, a excepción de Dios hablando con nosotros. Él nos está diciendo cosas buenas y está sonriendo y está lleno de alegría pura. Algunas veces tuve gente preguntándome por qué me levantaba a las 4:30 de la mañana. Y yo les respondía: “¡Porque el silencio, es de oro!” Recuerdo reflexionar, mientras que estaba en un retiro de silencio en el Monte St. Francis en Alberta, Canadá. Fue un retiro de fin de semana y con excepción de las conferencias, era totalmente en silencio. Me decidí a pensar en lo que significaba el silencio. Comencé a escuchar el silencio. Mi oído era tan agudo. Escuché mi respiración, oí los pájaros, el viento, los árboles susurrantes, gente caminando en silencio en los pasillos y oí el grito de los pobres. Entonces escuché a Dios diciendo: “Mira lo que he hecho por ti. Te quiero, mi hija.” Comencé a orar: Padre nuestro. . . . No siempre podemos hacer una escapada de silencio por lo que tenemos que hacer nuestro propio escape. No es egoísta. Entonces vi, o sentí mejor dicho, el humor del silencio en un retiro. ¿Sabe usted qué tan fuerte suena el apio cuando cruje? Lo mejor es el poder de una sonrisa. ¡Gracias a Dios! ¿Saben lo divertido que es tirarse bolas de nieve en silencio? ¡Con ángeles y santos animándote! Nunca he sabido si San Vicente o el Beato Federico conocieron la nieve, pero hicieron un gran equipo con las Beatas Rosalie y Louise. ¡Gracias a Dios por el don del retiro del silencio! Sí he oído decir: ve y sirve a mis pobres. ¡Gracias a Dios!

Su gracia es Suficiente – Hay una historia real de una joven pareja que vivía en el área rural de Maine; tenían un supermercado al lado de una estación de gasolina. En tiempos difíciles, algunos de los locales venían a la gasolinera y le rogaban al hombre para que les diera gas a pesar de que no podían pagar por ello ya que las cosas no iban bien para ellos, ya fuera en la granja o en sus propias tiendas. Casi siempre, él, no sólo llenaba el tanque con gas, sino que iba y corría a la tienda de comestibles y ver lo que su esposa había horneado, cortaba un pequeño trozo de pastel, lo envolvía en papel de aluminio y luego lo entregaba a la familia y les decía:

Tienen el combustible para su coche, ahora aquí está el combustible para su cuerpo.” El hombre no era rico, pero se sentía rico y la gente le hacía bromas por ser tan generoso. Él oraba, “Su gracia es suficiente, Señor, ayúdeles por favor a ellos.” El Señor nos llama a hacer lo que podamos y Él dice que si tú vienes a mí, mi gracia es suficiente. No importa si somos pobres o débiles y cometemos errores. Si usted lee Corintios, Pablo nos recuerda «en Cristo» somos hechos fuertes. Su gracia es suficiente.

Viva un poco Audazmente – Si deja de dar en el momento en que empieza a ‘dolerle,’ no ve la alegría de dar, y nunca ve los beneficios de su generosidad. Dios siempre le guíe y le de lo que necesite, viva con valentía y sea generoso. Si deja de servir al minuto en que reciba una crítica y el dolor que causa, nunca descubrirá el sacrificio y lo sacrificado que nuestro Señor ha sido, o las recompensas de servir a los demás. Si deja de amar en el momento en que se hace difícil, nunca conocerá el amor y nunca sabrá de la compasión. Si usted se niega a perdonar y buscar venganza en su lugar, usted nunca va a entender o descubrir la gracia del perdón incondicional. Si duda de usted mismo para compartir los momentos que cuesta, nunca descubrirá la amistad íntima. La alegría viene a todos los que no saben cuándo parar, quienes no pueden trazar la línea, pero los que viven en nuestro Señor, dan y perdonan siempre. Viven con audacia en los brazos de nuestro Señor.

Estamos Hechos Para la Vida – Fuimos hechos para la vida, para compartir la vida, para la vida eterna. Dios nos dice en las Escrituras que no hizo la muerte. Dios se aflige, en lugar de deleitarse en la muerte de la creación. Estamos hechos para vivir, para existir, para el crecimiento tanto aquí, como en la eternidad. Y la vida no es por su propio bien, como Pablo recuerda a los corintios, sino para compartirla con toda la creación de Dios. Estamos hechos para la vida, y nuestra vida es más profunda y más rica cuando nadie se ve privado de nuestra vida. ¿Nos aferramos a veces a la muerte, a la preservación de nuestra propia vida a expensas de los demás? No tenemos que tener miedo. Dios está siempre con nosotros y Él quiere que vivamos una vida buena. Él quiere que seamos felices. La felicidad no está determinada por lo que está pasando a tú alrededor, sino más bien por lo que está sucediendo dentro de ti. La mayoría de las personas dependen de otras para obtener la felicidad, pero la verdad es, que siempre viene de dentro. El camino al éxito está siempre en construcción. El camino con Dios es siempre un itinerario abierto y flexible. Renunciar no es una opción. Él está siempre con nosotros para la vida.

Bendiciones,

Lynn

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This