últimas noticias sobre el COVID-19

Día de Oración y Ayuno Vicentino: martes 9 de junio de 2015

por | Jun 9, 2015 | Reflexiones | 0 comentarios

lynnDía de Ayuno y Oración Vicentina
martes 09 de junio 2015
Año de la Vida Consagrada
Dios es nuestro ayudador – La sangre es la vida – ¿Cómo podemos perdonar? – Coraje

Queridos Vicentinos: El Cuerpo y la Sangre de Jesús ayudan para que podamos conllevar nuestro trabajo hacia los necesitados. Realmente nos ayuda a ver a Jesús en cada persona que visitamos. Recordemos llevar siempre el Corpus Christi con nosotros para servir con amor y alegría a cada persona que encontremos. Oremos por la paz. Oremos por Nepal y donemos si podemos. Oremos por todos los que sufren debido a los desastres naturales y siempre oremos por nuestros familiares Vicentinos, los sacerdotes, diáconos, religiosos, seminaristas, y todos los que contemplan consagrarse a la vida religiosa o la vida Vicentina. Señor Jesús que su imagen se imprima siempre en mi corazón para que yo pueda darle lo que es justo: toda mi vida. Amén.

Dios es nuestro ayudador – a veces tratamos de hacer todo por nuestra cuenta, olvidándonos que el Señor quiere ayudarnos. Nunca debemos tener miedo de admitir que somos débiles y que no siempre podemos hacer las cosas por nuestra cuenta. San Pablo nos da un gran ejemplo: “En mi nombre no voy a presumir, a excepción de mis debilidades” (2 Corintios 12: 5). El Señor nos ha dado la capacidad de razonar. Somos inteligentes y podemos usar nuestras habilidades de razonamiento para llegar a decisiones lógicas, mientras tanto que nuestras conclusiones no entren en conflicto con ninguna de las enseñanzas del Señor; Él absolutamente espera que usemos nuestra inteligencia. He aquí un trozo menudo pasado por alto consejo: Cuando se trata de determinar lo que Dios quiere que hagamos, debemos buscarle y permanecer cerca de Él, escuchándole a Él en silencio y esperando por sus instrucciones. Tiene mucho sentido ¿no? Si estamos preocupados por seguir la voluntad del Señor, tener una estrecha relación con Él hace el proceso mucho más simple. Es por eso que oramos antes y después de una visita a cualquier hogar. Si se trata de una primera visita, realmente no sabemos lo que nos espera detrás de la puerta. Con la oración y la confianza en Dios, nuestro ayudador, tenemos el éxito junto. Siempre llamemos a nuestros ayudantes. Tenemos 3 ayudantes, Padre, Hijo y Espíritu Santo y nunca vamos a fallar, si les escuchamos.

La sangre es la vida – La sangre se convierte en un signo de vida, en lugar de muerte, en Jesús, nada más. El cuerpo y la sangre de Cristo son un regalo maravilloso para nosotros. Sin embargo, en el mundo, y en casi todas las culturas, la violencia y la sangre son glorificadas. La tradición nos muestra una historia de sangre, el sacrificio de los animales y, a veces de los seres humanos. En casi todas las culturas del mundo, la violencia es glorificada. Tendemos a olvidarnos de vivir a la altura de la norma moral escrita en nuestros corazones y de las consecuencias del pecado. La Escritura nos muestra una historia que cambia nuestra comprensión simbólica de la sangre. Jesús asume el pecado del mundo y muere voluntariamente – no para apaciguar a un Dios enojado una vez por todas – sino para dar testimonio de la victoria de la vida sobre la muerte.

La sangre se convierte en un signo de la vida que Dios quiere para todos nosotros. Cuando comemos el Cuerpo de Cristo y bebemos su sangre, rechazamos las antiguas ofrendas de sangre y optamos por recibir la misericordia de Dios; nuestras vidas se convierten en una oferta de la gracia, y nuestra sangre en un signo de Su abundante vida derramada por y para todos nosotros.

¿Cómo podemos perdonar? – En primer lugar recemos por el perdón para nosotros mismos y el de los demás. ¿Qué decimos? Oremos con el corazón. Padre Celestial, te pido perdón por quienquiera a quien yo haya hecho mal durante mi vida. Lamento sinceramente cualquier daño que pueda haber causado. Del mismo modo, estoy dispuesto a perdonar a todo el que me haya hecho daño. Cuando a mi tiempo me toque ir de regreso a casa, abre tus brazos hacia mí y acéptame en tu reino celestial, donde voy a estar unido con todos los seres queridos que se han ido antes que yo, y yo me alegraré por siempre en tu presencia salvadora. Amén.                                                                                                                                                                Siempre tratamos de perdonar a otros y debemos dejar que los demás sepan también que nosotros les perdonamos a ellos. Le enseño a mis nietos que cuando tienen una pelea entre ellos, y se dicen: «¡Lo siento!» Y se responden: “Está bien!» Que en realidad necesitan decir: «Lo siento, por favor perdóname.» Y la respuesta tiene que ser, «Sí, Te perdono». Realmente tiene más significado que un “lo siento.” “Lo

Coraje – Dios es una trinidad de ayudantes, sanadores, fortalecedores y constructores de la fe. Él quiere que usted se beneficie de todo lo que Él es. Él quiere dar todo de sí mismo a nosotros. Es una; la vida en la tierra, y si la gastamos en la risa, el llanto o las preocupaciones, todavía nos toca vivir, amar, rezar y reír y sobre todo, creer. Nuestro Dios está aquí, siempre! El ‘tocar,’ puede ser un acto de bondad cuando alguien se está muriendo. Si usted visita a un enfermo y siente que no encuentra las palabras y usted se siente como perdido para las palabras, estire su mano y ‘toque’ a la persona necesitada de coraje. Usted comunicará su atención por esa persona de esa manera y eso podría tener un efecto calmante. Se le dice a la persona, “Le apreciamos, usted está sanado, y sepa que usted no está solo.” Lo mismo sucede cuando visitamos a una persona o una familia en extrema necesidad. El ‘toque’ del amor por servir a Jesús que está en ellos es mayor que la canasta que llevamos. Necesitan sentirse amados en su pobreza y sobre todo si son refugiados o inmigrantes. El coraje de estar presente viene de Dios. El don del Espíritu Santo de la valentía es para todos. El Papa Francisco dijo recientemente que no debemos tener miedo de amar o de ser tiernos en nuestro trabajo con los demás. Que esta sea nuestra guía en la tarea muy importante y sensible de cuidar a alguien que está en necesidad. Usted y yo hemos recibido del mismo Espíritu Santo. Y podemos entonar el coro evangelizador: “Me ha tocado, sí. Me ha tocado; y ahora que sé que mi Señor: salva, ama, viene a mí! Me ha ‘tocado’; Cristo Jesús!

Bendiciones, Lynn.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This