Día de Oración y Ayuno Vicentino: martes 27 de enero de 2015

por | Ene 27, 2015 | Reflexiones | 0 comentarios

lynnDía de Oración y Ayuno Vicentino
Martes, enero 27, 2015
Silencio – Celebre la Bondad – Amar y Animar – Oscuridad y Luz

Querida Familia Vicentina: El fin de semana pasado asistí a un retiro de silencio. Tuve bastante tiempo para orar y reflexionar. Realmente sentí que estaba en la presencia de Dios y estaba pasando un buen tiempo con Él. ¿Por qué orar y ayunar el martes? Fue un reto para mí como Vicentina hacer más que servir en la Sociedad de San Vicente de Paúl y sentirme bien haciéndolo. A través de nuestra oración y ayuno, nos esforzamos por ser discípulos de Jesús. A medida que nos acercamos a los amigos y vecinos que Él pone ante nosotros, nosotros lo estamos sirviendo a Él mientras lo imitamos en nuestro servicio. Estamos en la familia vicentina no por accidente, somos elegidos. Estamos trabajando para llegar a ser santos y necesitamos la oración para lograr esto. Ayunamos, no tanto con lo que entra en nuestra boca sino de lo que sale, como el chisme, la crítica y el juicio; somos los Elegidos de Dios. Estamos llamados, para evangelizar a los necesitados a través de nuestro servicio y amor. Vamos a ellos acompañándolos con la esperanza de ayudarles a volver a descubrir su alegría. No podemos tener éxito sin la oración y el ayuno y las imágenes de los que nos precedieron. San Vicente dice “de la Mano de Dios”: “Siempre, la mano de Dios es extendida para aquellos que desean para estrechar ella”. Cuando miramos a nuestros amigos y prójimos necesitados y vemos a Dios, tomamos Su mano en la oración y le servimos a Él. Esta es su voluntad. Amén.

Silencio – El silencio es un verdadero regalo. Escuchar en el silencio es el mejor regalo. Es diferente para cada uno. Creo firmemente que si se puede pasar tiempo en el silencio puro se puede ser uno, con Dios. Aquí es cuando escuchamos al corazón. ¿Cuántas veces nos tomamos el tiempo para escuchar a nuestro corazón? El silencio nos da la libertad y la paz interior y nos permite dejar que las cargas se vayan. En realidad se oye la voz de Dios en voz alta y clara. El mensaje dentro de nosotros es muy importante. Nos da la capacidad de creer y ver a Dios. Sí, tenemos una auto perfección que solemos hacer a un lado; pero aprovechando bien el silencio, llegamos a ver esa perfección y lo que Dios tiene preparado para nosotros. Nuestra visión se torna clara. Mi pregunta y enfoque es: ¿Qué estamos haciendo en la Sociedad de San Vicente de Paúl? ¿Por qué estamos aquí? Encontré esas respuestas y más. Busqué y encontré mi luz, pero lo más importante que he encontrado, reconocido y apreciado es la luz en toda mi familia Vicentina (¡incluso con aquellos con los que no estoy de acuerdo!) Busquemos la luz en los demás y en nosotros mismo.

Celebre la Bondad – Todos nosotros somos buenas, únicas y hermosas creaciones de Dios, incluso en nuestro peor día. ¿Lo cree usted? Debemos creerlo, ya que tenemos un gran propósito de compartir y hacer del mundo un lugar mejor. Se hace más fácil cuando buscamos el bien. Estas últimas semanas en medio del mal que se escucha en las noticias y las amenazas, la violencia y el terrorismo, pareciera que no hay mucha bondad. He escuchado últimamente Más violencia y muerte que ha ocurrido en Canadá y en mi propia ciudad y en la provincia, de lo que yo puedo recordar. Pero…,

Tony y yo hemos llegado a mirar las noticias y a centrarlas en la bondad. No siempre es fácil, pero creo que lo hemos logrado. Este mes, las celebraciones del aniversario de Martín Luther King, Nelson Mandela, Rosa Parks y Desmond Tutu, sólo para nombrar unos pocos, fueron parte de de los reportajes de bondad. Nuestro tema para el retiro fue las Bienaventuranzas. Muchos de ustedes saben que este es mi tema favorito. Me gusta referirme a ellas como “Actitudes del Ser”. Estos son un hermoso regalo de Jesús para mostrar lo que nuestra vida debe ser. Las bienaventuranzas se refieren a nuestro estilo de vida. Ellas son el modelo de Jesús en su Sermón del Monte y las cuales debemos abrazar y por las cuales debemos vivir (Mateo 5: 1-12 y Lucas 6:20).

Amar y Animar – Estamos llamados a animar a otros; para alejarles del pecado. En nuestro animar, especialmente a los jóvenes u otras personas que han perdido su camino, podemos darles esperanza y una nueva dirección. Este es un regalo que se nos ha dado. Cada vez que animamos y damos esperanza, damos también nuestro amor. Debemos animar a otros cada día. Cuando hagamos las visitas a domicilio, animemos al visitado escuchando atentamente la historia que cuenta. Tomémonos el tiempo para sentir el gozo en los corazones de aquellos a quienes servimos. Tratemos de hacerlo sin juzgar. Si demostramos que nos importa, les animamos. No podemos resolverles todos los problemas; sin embargo, podemos viajar con otros que den aliento en el camino. Nosotros oramos antes de nuestra visita y después de nuestra visita y dejamos en las manos de Dios la sanación. Estamos allí para servir y animar y ofrecer a los necesitados el amor de nuestro Señor. Esta es la amistad Vicentina y aquellos a quienes servimos son amigos y parte de nuestra familia Vicentina. Pero nosotros también necesitamos aliento y lo que sale de nosotros, regresa a nosotros. Recordemos que debemos animar a otros miembros de la Familia Vicentina.

Oscuridad y Luz -Cada uno de nosotros tiene la oscuridad y la luz. Queremos la luz para alumbrar más de la oscuridad. A veces tenemos miedo de decir lo que pensamos. Eso es como escondernos en la oscuridad, como flotar en las sombras. Cuando sintamos la oscuridad, démosle la vuelta y dejemos que la luz brille. La culpa no es un regalo que queremos dar. Dejemos que otros vean nuestra luz. Enfrentemos la luz en nuestras vidas; mantengamos la ira en la bahía. Acerquémonos a los demás cuando deseemos compartir una idea. Siempre demos un paso hacia adelante y dejemos de lado el dolor que sintamos; la solución es abrazar. Todos necesitamos abrazos y sonrisas.

El Papa Francisco ha dedicado el año 2015 a la vida consagrada. Los religiosos han de ser respetados por sus carismas”, el Papa Francisco reflexionó,y que no se vean simplemente como ‘ayudantes’ cuando una Iglesia local está en la necesidad de sacerdotes”. Por favor oremos por todos los sacerdotes, diáconos, obispos y el Papa Francisco. Recordemos a cada religioso dedicándose a nuestro Señor y oremos por todos los que están contemplando la posibilidad de entregarse a la vida consagrada.

Bendiciones,

Lynn

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This