Día de Oración y Ayuno Vicentino: martes 22 de julio 2014

por | Jul 22, 2014 | Reflexiones | 0 comentarios

lynnDía de Oración y Ayuno Vicentino
Martes 22 de julio 2014
¿Oyes la Palabra? – ¿Cuál es su meta? – Armonía y la Paz – ¿Qué es el trabajo de Dios?

Querida Familia Vicentina: Durante estos días de vacaciones de verano, si es que los tienen, no se olviden de orar y hablar con nuestro Señor. No podemos tomar vacaciones de Dios y Él nunca se toma unas vacaciones de nosotros. Estoy en nuestra cabaña en las montañas, la temperatura es abrasadora y nuestro consuelo es el lago. Nos sentamos y miramos el agua y las montañas y nos llama inmediatamente a la oración. Uno de mis amigos dijo que debíamos mantener retiros espirituales aquí, porque no se puede dejar de orar cuando se ve la majestad de nuestro Dios. ¿Qué podría ser más hermoso que su creación? Recuerden respirar y orar; las dos cosas más importantes que hacer y todo será mejor. “Señor, te doy gracias por tu creación, mi familia; la Iglesia, los Vicentinos y mi esposo bendito y nuestra familia; Amén.”

¿Oyen ustedes la Palabra? – ¿Me están escuchando? Los milagros de Dios y sus todopoderosas acciones se suceden a cada minuto de cada día. ¿Tenemos miedo a escuchar la Palabra o nos avergonzamos o quizás estamos demasiado ocupados? ¿Qué podría ser más importante? Escuchemos: él puede oír en el silencio. Él está allí 24 horas los 7 días, y en espera de pasar el tiempo con nosotros. No tengamos miedo, el miedo es una sensación que se obtiene cuando nos sentimos solos o abandonados. Debemos confiar en que Dios siempre está ahí. Como el amor, la confianza y la fe es una decisión. Creamos y confiemos en Dios para ayudarnos a tomar la decisión. Jesús es nuestro Salvador y una cosa es segura: Él siempre está ahí, cuando estamos en lo mejor de nuestro juego y cuando nos ‘ponchamos’. Él es nuestro amigo íntimo siempre, escuchémosle a él y regocijémonos en su amor. Podemos traer su amor a quienes nos encontramos cada día y especialmente a las más necesitadas. Sólo escuchemos, es bastante simple. Abramos nuestros oídos y nuestro corazón a la palabra de Dios y realmente vamos a tener un gran día y también lo harán los demás debido a su paz y seguridad, rodeado de la sabiduría y el amor de Dios.

¿Cuál es su meta? – ¿Cómo se mide el éxito? A veces, nuestros días están llenos de tratar de tener éxito en muchas cosas. Alcanzar las metas que la sociedad establece para nosotros es tan poco importante si no se basa en lo celestial. Nuestros objetivos deben ser liderados y dirigidos por la Trinidad que no tiene límites. Cuando dejamos que Dios haga nuestras metas una realidad, no hay fracaso, fatiga o preocupaciones. Sus objetivos son los más gratificantes. El Espíritu Santo está siempre con nosotros dirigiéndonos y guiándonos. El Espíritu Santo es nuestro gran don y una cosa segura para llegar a nuestra meta. La única cosa que a veces nos olvidamos es que Dios es nuestro guía y si tenemos éxito en el logro de la meta es porque siempre vamos con Dios, es por eso que debemos dar la gloria a Dios. Siempre somos sus mensajeros en nuestro trabajo Vicentino y cualquier éxito que tenemos le pertenece a él. Recuerde que nuestros objetivos son insignificantes si no son las metas de Dios.

Armonía y Paz – Así que escuchamos la Palabra de Dios y El es el líder de nuestros objetivos, por lo que ahora podemos concentrarnos en la armonía y la paz. Parece que siempre estamos luchando por la armonía y la paz. El trabajo para lograr esto es permanente y de por vida. En la Eucaristía tenemos una herramienta importante que nos ayuda. Cada día que recibimos la Eucaristía nos encontramos a Jesús en medio de su pueblo y El está dispuesto a llevar la armonía a nuestras vidas y las vidas de aquellos a quienes amamos. A veces parece que la paz está fuera del alcance de nuestro mundo. Oramos constantemente por la paz. Recordemos siempre sí, que haya paz en nosotros mismos primero. Tenemos el cuerpo de Cristo para sanar al mundo y oramos diariamente por la paz. Durante la Eucaristía consumimos el cuerpo de Cristo y Su sangre. Es tan difícil a veces concebir este concepto. Me di cuenta de ello mientras hablaba con mi nieto en su Primera Comunión. No es magia, sino un milagro. Los milagros no son fáciles de explicar, sólo sabemos que los creemos. Jesús existe en la Eucaristía y cuando lo recibimos lo llevamos con nosotros. Él existe hoy y todos los días en nuestra paz y armonía. Cuando bendecimos a nuestro Señor y recibimos su cuerpo y su sangre, vamos a poner sonrisas en los rostros más gruñones. Seremos atraídos a apreciar a los demás, especialmente a aquellos a quienes servimos y a los que están con nosotros todos los días, así como a nuestros compañeros de trabajo. Agradezcamos a todos los que Dios pone ante nosotros y alabemos a Dios.

¿Qué es el trabajo de Dios? – Una buena pregunta para la reflexión. Dios es amor! Por lo tanto, su trabajo debe ser para nosotros el amor. Incluso cuando no estamos pensando acerca de Él, Él está allí para amarnos. ¿Quién nos perdona más que Dios? Un amor tan poderoso! Él envía el Espíritu para alborotar nuestras plumas y nos recuerdan que la Trinidad está allí. Él nos dio a Jesús para amar más allá de las palabras y Él coloca a las personas en nuestras vidas a seguir. La gente como San Vicente de Paúl, el Beato Federico Ozanam, la Santísima Rosalie Rendu, Santa Luisa de Marilac y todas las personas santas en sus vidas. Estiremos nuestros brazos y sintamos el amor.

Bendiciones,

Lynn

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This