Día de Oración y Ayuno Vicentino: martes 13 de mayo 2014

por | May 13, 2014 | Reflexiones | 0 comentarios

lynnDía Vicentino de Ayuno y Oración
Martes 13 de mayo 2014
María gentil o dura – Jesús es la Persona – Aquí estoy para el Culto – Ayunémos

Querida Familia Vicentina: ruego para que todos en su familia estén bien y sientan el amor de la pertenencia a Cristo. ¡Escuchad! Jesús está clamando sus nombre. Vuestra resurrección está aquí. ¡Aleluya! ¡Aleluya! Cristo ha resucitado. No me canso de decir esto. “¡Regrésennos a nuestras hijas!” es el grito lastimero. Juntos oramos por la libertad de las jóvenes y niñas. Cada día voy a orar, por favor únase a mí, pero sobre todo en éste día. Ore por los seminaristas, especialmente Andrew cuya familia es una tremenda benefactora para la Sociedad de San Vicente de Paul . Oremos por todos los religiosos, sacerdotes, diáconos, obispos y nuestro amado Papa Francisco. Cristo está con nosotros porque somos sus discípulos. Amén!

María, gentil o fuerte? – ¿Alguna vez piensas en María como una persona fuerte? Yo siempre la pienso como una persona gentil, llena de gracia. María es gentil y piadosa, pero al mismo tiempo es una mujer fuerte. No con aspereza, sino con un amor difícil. María es representada como mansa en imágenes y estatuas y en nuestras mentes y en las oraciones. Nuestra visión es la de la madre gentil, mimando a su bebé con dulzura. Pienso en lo difícil que fue para María cuando Jesús se separó de ella y de José. Tenía que ser frenética, pero se mantuvo firme. Durante el tiempo que las personas se burlaron de su Hijo, ella valientemente soportaba porque sabía que era la vocación de su Hijo hasta verlo morir en la cruz. Ella nunca dejó de amar a Dios y tenía el tipo de fortaleza, suavizada con delicadeza. María amaba profundamente. Pídele a María en tus oraciones por la gracia de amar a nuestro Señor como ella lo hizo (o hace?), y por la tenacidad que se necesita para permitir que tus hijos crezcan hasta convertirse en adultos. Nuestra señora apacible ofrece la gracia a todos los que acuden a ella. Ella está esperando por nosotros para pasar tiempo con ella. Cuando vemos su imagen suave, nos llama a orar. Pídale que nos ayude a ser fuertes y compartir su amor incondicional con nuestros hijos. Que nos ayudes a ser fuertes de una manera suave. Ella es nuestra madre amorosa y quiere pasar tiempo con nosotros. ¡Dios te salve María, llena eres de gracia!

Jesús la Persona – El Papa Francisco dijo que un cristiano nunca debería estar triste o desanimado. Porque nuestro no es el amor a tener posesiones, sino de tener un encuentro con una persona – ¡Jesús! Jesús era como nosotros en todo, excepto en el pecado. Él era real y sintió dolor. Él sufrió y pidió que las cosas cambiasen, si era la voluntad del Padre. Sí, Jesús es la cosa real, una persona que amaba al Padre más allá de nuestra comprensión. El Padre nos ama; también. Él nos dio al Hijo. Jesús está vivo en nuestro trabajo, desde luego. Alimentó a los hambrientos como hacemos nosotros. Lo suyo era ciertamente milagroso, pero Él siempre pensó en aquellos que no tienen suficiente. También compartió el pan partido y el vino bendecido en la última cena para hacernos saber que Él estará siempre con nosotros. Nosotros no hacemos los mismos milagros dramáticos, pero cada vez que vamos a los necesitados, llevando comida o un mensaje de esperanza, se realiza un milagro. Jesús es la persona

Aquí estoy para el Culto – Dios está aquí por nosotros y verdaderamente para vencer al mal y nos ayuda a hacer lo mismo. Si llegamos a conocernos mejor a nosotros mismos y ponernos en contacto con nuestro ser interior, veríamos a Dios. Él nos ama incluso cuando hay pecado en nosotros. Él nos llama a la adoración – Él nos llama a amarnos a nosotros mismos. Muchas veces no pensamos que somos lo suficientemente buenos, sin embargo hacemos la diferencia cada día le servimos. Usted sabe que usted hizo una diferencia en la vida de alguien esta semana. No necesitamos ser inteligentes, o ricos, o famosos, o incluso bellos; o Dios no lo quiera, perfectos para hacer una diferencia en la vida de alguien. Sólo tenemos que estar allí en la cama del hospital, en la muerte o la enfermedad de un hijo, o en la cárcel. Se nos llama cada día para ayudar a esos que nuestro Señor pone ante nosotros y que estamos llamados a ver a Jesús en ellos. Por nuestro Señor nos volvemos vidas y realmente hacemos una diferencia. Recuerde siempre la adoración. Amar es cuidar. Cuidar de nosotros mismos es la apertura a la debilidad que es mucho mejor que la amargura. Realmente es mejor a la atención. Con el amor de Dios somos gente de Pascua. Cristo ha resucitado, ¡Aleluya!. Nuestra fe nos permite estallar en canto, adoración y servicio. Incluso son los momentos más oscuros los que se convierten en brillantes rayos de esperanza. Sabemos que Dios es omnipresente y que nos protege las espaldas definitivamente. Somos gente de Pascua y venimos a adorar.

¡Ayunemos! – Sí, la Cuaresma ha terminado y todavía estamos en el tiempo de la Pascua. No necesitamos una razón en el calendario para ayunar, especialmente si ayunamos de ser hirientes. Podemos ayunar de perder los estribos (este es un buen año para mí); ayunar de los chismes y la ociosidad; siempre es bueno ayunar de ser malo y en cambio ser humilde de corazón. Podemos amar más! No gaste su tiempo ayunando de comida, ayune de un tratamiento desagradable a los demás, especialmente de a aquellos cercanos a usted. Es más fácil estar enojado con alguien que te ama profundamente, pero no es lo mejor. Amar y ser amado, pero humilde de corazón, puede ser difícil sin ser un matón o una persona dura. Lo que es difícil es controlar tus emociones de ira y de insultar a otros. ¡Celebre la vida en su ayuno!

Bendiciones,

Lynn

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This