últimas noticias sobre el COVID-19

Desarrollar el espíritu misionero vicenciano

por | Nov 7, 2013 | Misiones Inter Gentes, Misiones Populares | 1 comentario

San_VicentePermítanme compartir con ustedes una inquietud, que creo ser importante y relevante para nuestro trabajo misionero. En la actualidad, la Iglesia nos invita a una nueva evangelización y la Congregación nos propone desarrollar la fidelidad creativa para la misión. Este fuerte espíritu misionero que marca nuestra época me recuerda una afirmación de nuestra Asamblea General de 2004: «Congregación de la Misión, ¡sé lo que eres! No te conformes con la mediocridad. (…) Trabaja y extiende incansablemente las fronteras de la misión…»

Dentro de una iglesia que tiene conciencia de ser cada vez más misionera, esta llamada hecha en 2004 continúa actual. Se siente hoy una inquietud entre muchos cohermanos que se preguntan: ¿Los obispos, el clero y la gente nos identifican como verdaderamente «misioneros»? ¿Por qué hay una gran ausencia de la Congregación en las iniciativas y en los organismos misioneros y caritativos de la Iglesia? Son pocos los cohermanos que se especializan en misionología, sobre todo en “misionología vicenciana”. ¿Cómo hablar de estabilidad y de sentido de pertenencia si no tenemos una identidad misionera bien definida? Nuestra acción pastoral parece ser más de conservación y limitada principalmente en un contexto parroquial. Tenemos el riesgo de centrar casi todas las energías en lo que se llama “pastoral ordinaria”. Una pastoral ligada al territorio (parroquia), centrada sobre todo en la liturgia, la catequesis y los servicios parroquiales. Una pastoral que absorbe las mejores energías de los cohermanos y que puede convertirse en obstáculo para el impulso de una evangelización más decidida y misionera.

Juan Pablo II dijo en 1995, en Palermo: “Ha llegado el momento de pasar de la conservación a la misión”. ¿Qué puede significar esto? El Sínodo sobre la Nueva Evangelización dedicó la Propuesta 50 a la Vida Consagrada y dijo: “La vida consagrada… puede dar una grandísima contribución para la evangelización. Por ello el Sínodo pide que las Órdenes y las Congregaciones se empeñen en alcanzar las fronteras geográficas, sociales y culturales de la nueva evangelización. El Sínodo, además, invita a los consagrados para que se arriesguen en los nuevos areópagos de la misión. En este mismo espíritu, creo que continúa válida la afirmación de Jon Sobrino, hecha a finales del siglo pasado: “La Vida Consagrada debe estar en la periferia, en la frontera y en el desierto”. Los consagrados deben estar en la vanguardia de la misión: en la periferia, con los más pobres y excluidos, allí donde los llamamientos de los pobres son más urgentes; en la frontera, donde la iglesia enfrenta los nuevos y difíciles problemas misioneros presentes en los nuevos areópagos; y en el desierto, donde el evangelio es poco conocido, allí donde la Iglesia es pobre, es una minoría o está dando sus primeros pasos.

Hace años, Paulo Suess, un misionólogo alemán que vive en Brasil, dijo a un grupo de cohermanos: “Ustedes Lazaristas deben ser expertos en misión, tengan  cuidado para no pecar donde están llamados a ser más virtuosos”. Dentro de una Iglesia cada vez más misionera, creo que el testigo misionero innovador de San Vicente nos llama a priorizar y profundizar el trabajo misionero entre los pobres y nos invita a estar en la vanguardia de la misión. Para ampliar las fronteras de la misión, pienso que necesitamos preguntarnos: ¿Con quién estamos, dónde estamos, cómo trabajamos y cuáles son nuestros verdaderos objetivos? ¿Qué relación ha de haber entre la “pastoral ordinaria” y la dinámica misionera? ¿Desde dónde impulsar la misión? ¿Estamos haciendo lo adecuado o estamos siendo prisioneros de un esquema que nos impide pensar y actuar de manera diferente?

La misión implica una dinámica de desplazamiento, un movimiento hacia lo otro, una penetración en la sociedad, exige descentramiento, salida, desinstalación. Pienso ser necesaria una revisión de nuestros trabajos, de nuestros compromisos, de nuestros planes y estructuras pastorales, especialmente de nuestras parroquias, para ampliar las fronteras de nuestra misión con los pobres. Creo que sería muy enriquecedor si nuestras provincias, toda la Congregación, se involucrase más en estos planteamientos. Ciertamente, las preguntas son muchas, no hay una solución mágica y fácil. Pero me gustaría vernos más empeñados en revisar en profundidad nuestra “acción misionera ordinaria”, asumir más decididamente la preocupación por la misión como criterio para evaluar y dinamizar más nuestras actividades (no todo lo que se hace es necesario ni evangelizador de la misma manera), desarrollar la formación en una línea más misionera y vicenciana y ensayar nuevas y más significativas experiencias misioneras.

Acredito que una opción más decidida por las misiones, vivida dentro de una verdadera Misionología Vicenciana, es una necesidad indispensable para, en espíritu de fidelidad creativa, construir el futuro de la Congregación y la Congregación del Futuro.

Autor: P. Eli Chaves dos Santos, CM
Tomado de cmglobal.org

Etiquetas:

1 comentario

  1. Patty García

    Es maravilloso y muy ilustrativo todo lo que compartes con los que somos Vicentinos en mundo. Gracias por tu tiempo, tu dedicación y las ganas de llevar el mensaje de Jescuristo al estilo de San Vicente.

    Dios te Bendiga y María Milagrosa te proteja y te de un dulce y tierno beso.

    Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This