Querida Familia Vicentina: Abrace su día de oración y preséntese a los demás siempre. Rezo por cada uno de ustedes, hoy. No estamos solos. ‘”Señor, te amo y te necesito, ven a mi corazón y bendíceme, bendice las necesidades de tantas personas que están luchando con las finanzas y mantennos en paz. Ayúdanos a amarnos unos a otros, la familia vicentina y mi familia natural, mi casa, mis amigos y todos los que se colocan delante de mí para amar y servir más, en nombre de Jesús. Amén».

¿Quién es ese hombre, Jesús? ¿Alguna vez le han preguntado? A la mayoría de nosotros nos resulta una pregunta muy extraña. El domingo pasado un sacerdote en la iglesia de la misión en BC contó una historia de cuando era un joven seminarista y se hizo esa pregunta. Su primer pensamiento fue que el hombre era una broma, pero pronto se lo tomó en serio y comenzó a evangelizar. Tuve una experiencia similar: hace más de 20 años mi marido Tony y yo llevamos a casa a una niña maltratada muy joven a vivir con nosotros. Le explicamos de nuestras costumbres cristianas, la oración antes de las comidas y las bendiciones. Ella estaba sentada conmigo en la mesa y miró al crucifijo. De pronto preguntó: «¿Quién es ese hombre?» Yo estaba sorprendida. Yo le dije que era Jesús, nuestro Salvador. Estaba tan confundida y preguntó: «¿Por qué está en una cruz? Sólo le he visto cuando era un bebé en un pesebre en Navidad». El viaje comenzó para nosotros. Esta chica tenía muchos problemas, pero cayó profundamente enamorada de Jesús. El se convirtió en su fuente de escape. Vivió una vida de tormentos, pero creo que siempre se volvió a Jesús y verdaderamente ha aceptado a Dios como a un Padre amoroso. Sus hijos fueron criados para amar a Dios y siempre buscar el perdón. Una cosa que resonó con ella era que Dios siempre perdona y nunca deja de amar. Ella vivió con nosotros durante un año o más. Todavía la vemos ocasionalmente, pero ver a sus hijos y el amor de Dios que tienen es reconfortante para mí, un verdadero don de su gracia y amor por nosotros.

Llegando a otros! – El sacerdote de la misión siguió su homilía, desafiándonos a todos a “llegar a otros” . Dio estadísticas en Canadá y los EE.UU. de la cantidad de personas que no viven su fe. Tony y yo reflexionamos sobre esto en el camino a casa, con el numero de gente que conocemos que han abandonado su fe. Dios nos pide que ‘lleguemos’ a otra persona cada día, de hecho, Él lo demanda. Hoy en día, deténgase un momento y trate de ver que una persona puede llegar y traer de vuelta a él. No podemos ocultar nuestra fe, debemos vivirla con humildad y amor y dejar que otros la vivan. Un amigo acaba de perder a su padre. Yo sabía que no quería tener nada que ver con Dios. Afirma que es un engaño. Ofrecimos nuestras condolencias a él mientras reflexionaba sobre los últimos momentos de su padre y el funeral. Su padre había escogido las cosas bellas y todo lo que se llevó a cabo, sobre todo el canto de Amazing Grace. Tony le dijo que su padre estaba mirando hacia abajo en el evento. Él se apresuró a decir: «De ninguna manera!», Sin embargo, lo hizo escuchar y compartió que su padre vio a los ángeles venir a llevárselo . Le dije que su padre seguiría guiándolo. No discutió conmigo, se limitó a sonreír. Ahora es el momento de orar. Todos podemos llegar a los demás como Dios “llega” a nosotros.

No tengaís miedo – Sé que no soy la única a quien le gusta esto. Algunas cosas dan un poco de miedo, y más aún si lo hacemos sin Dios. La adoración, la oración y el ayuno nos ayudarán a combatir nuestros propios miedos, incertidumbres e ineficiencias. Pedimos al Espíritu Santo para que nos acompañe y el camino es espacioso. Todo el éxito pertenece a la Trinidad nos lleva a completar las tareas difíciles. Llegamos a arraigarnos en nuestra fe. No es el libro del aprendizaje de la fe, sino la fe vivida. Debemos vivir la fe que nos llama a servir y nos lleva a algunos de los lugares más oscuros que traen la luz más brillante de la fe. Si nos lleva a evangelizar, es acerca de Jesús y vivir nuestra fe más plena y no podemos tener miedo, porque Dios está siempre con nosotros.

Ríndase! – Dios está ahí y Él es un muy buen guía y es como un Padre. Utilice su presencia para rendirse a su voluntad. Él nunca nos deja, incluso cuando no somos capaces de orar, o cometemos errores. Déjese llevar por su amor y su voluntad. Como nuestro Padre amoroso Él entiende nuestras dificultades y errores. Él siempre está ahí como nuestro Padre amoroso. Él nos ayuda a empezar de nuevo y está allí cuando tenemos que ayudar a los demás. Déjese llevar por Él y hacer Su voluntad. No busque una solución alternativa. Ríndase ahora y sienta el amor. ¿Qué te da alegría? ¿Es el dinero, la fama, el éxito y conseguir más cosas? Parece que estamos abatidos siempre con ganas de más. El secreto para tener alegría, es rendirse ahora a Dios! En realidad, este es el tipo de entrega que hace de usted un ganador y un ganador tiene la oportunidad de ayudar a otros a ser también un ganador. Ríndase ahora!

Tengan una gran semana. Disfruten de todos los sitios de nuestro Señor delante de nosotros y cumpla el reto de dar un paso adelante. Echa un vistazo a www.famvin.org /es

“Si somos los herederos de Cristo , vamos a permanecer en la paz de Cristo, si somos hijos de Dios, vamos a ser amantes de la paz « – (San Cipriano de Cartago  190-258) Por favor, oren para dar valor a todos aquellos que carecen de esperanza. ‘Señor, por favor dame valor para amarte. Dame coraje para servirte. Dame el coraje para hablarles a otros acerca de Ti. Dame valor para crecer más cerca de ti. Dame coraje para tomar mi cruz cada día, así como tu recogiste la tuya. Aparta de mí todo temor por el trabajo al que me puedes poner para el servicio de tu reino. Amen.

Por favor, añada una oración por nuestro traductor español , Jess.

Bendiciones,

Lynn

Pin It on Pinterest

Share This