El trigo y la cizaña crecen juntos, el bien y el mal conviven en la historia humana, pero sólo a la hora del juicio de Dios separará a ambos. Mientras tanto, sabe tener paciencia convirtiendo el presente en un espacio para la gracia y una oportunidad para la conversión.

Pin It on Pinterest

Share This