El tiempo del Seminario Interno es propicio para vivir en profundidad en año litúrgico, sin prisas ni otras preocupaciones que muchas veces acaparan nuestra atención. Iniciamos la Cuaresma motivados por la llamada a «convertirse y a creer en el Evangelio», y por otro lado, nuestro P. General nos decía: «Dediquemos tiempo a profundizar nuestra relación con los pobres.»

Descarga el Informativo 2

Pin It on Pinterest

Share This