Cristo es la luz verdadera, la luz de nuestra fe. Bien lo entendieron los primeros cristianos, que recibieron el sobrenombre de “iluminados”. Hoy queremos renovar esa luz en nosotros, que recibimos en el bautismo con el encargo de acrecentarla.

Lectio Divina IV Domingo, Cuaresma

Pin It on Pinterest

Share This