Clausura del Año Vicenciano en Roma, domingo 26/09/2010

por | Sep 27, 2010 | 350 Aniversario, Familia Vicenciana, Iglesia | 2 comentarios

El Observatore Romano, en su edición italiana del domingo 26 de septiembre de 2010, incluía esta nota que traducimos para su publicación en famvin/es y que incluimos en cmglobal, esperando que voluntarios que la traduzca a las otras lenguas oficiales de famvin. Añadimos también las palabras que su Santidad el Papa Benedicto XVI pronunció ante ´los fiels reeunidos, sea en patio de Castel Gandolfo como en la plaza de San Pedro en el Vaticano.

Homilía del Cardenal Rodé en la Misa de claussura del sábado, día 25/09/2010

Texto de la Homilía en español (traducción de famvin.org/es)
Omelia del Card. Rodé (Testo originale italiano)

«Roma, 25. Caridad y Misión son dos caras de una misma medalla, porque amar al Señor significa también hacerlo amar y amar con la misma intensidad a los hermanos, sobre todo a los más pobres. Es lo que ha subrayado esta tarde, en la basílica Vaticana, el cardenal prefecto de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica, Franc Rodé, en la homilía de la misa para el 350 aniversario de la muerte de San Vicente de Paúl y de su principal colaboradora Santa Luisa de Marillac. En el rito han participado los más de quinientos asistentes al Encuentro sobre el tema “Caridad y Misión” que se está desarrollado en el Instituto Augustinianum y que ha sido preparado para la clausura del Año Jubilar Vicenciano.»

«Recordando el ejemplo de los Santos Fundadores, el purpurado lazarista (C.M., Misionero paúl, vicentino), ha subrayado cómo “la demanda de amor es hoy tan insistente como lo era en el siglo XVII y aún quizá mayor”. Los cambios de los tiempos,  la secularización, impulsan hoy a los cristianos y a la Familia Vicenciana  en particular, a una renovad toma de conciencia de su propio papel. “Ser vicenciano hoy, ha dicho el purpurado, significa continuar siguiendo a Cristo, el evangelizador de los pobres, y su misión, significa ser misioneros, “inflamar” el corazón de los hombres con un estilo de vida sencillo, humilde, suave,  mortificado y celoso”. En este sentido, un vicenciano tiene que tener un “algo más” de amor y conocimiento de los pobres: el verdadero vicenciano, conoce a Cristo, lo pone en el centro, conoce a San Vicente a Santa Luisa y a los demás santos vicencianos y conoce a los pobres. Se deja evangelizar y cambiar por ellos y actúa y obra por ellos. Un vicenciano es, antes que nada, todo de Dios y al servicio de todos”.»

«El encuentro se concluye mañana domingo, día 26 y se abrió el viernes, día 24, con una misa presididapor el cardenal José Saraiva Martins, prefecto emérito de la Congregción para las Causas de los Santos.»

«Il convegno, che si conclude domenica 26, è stato aperto ieri, venerdì 24, con la messa presieduta dal cardinale José Saraiva Martins, prefetto emerito della Congregazione delle Cause dei Santi.»

(L’Osservatore Romano – 26 settembre 2010)

Benedicto XVI, antes de la oración del Ángelus, habló del Evangelio de este domingo, en el que se narra la parábola del rico Epulón  y del pobre Lázaro. Mientras el primero vive en el lujo y en el egoísmo y, cuando muere va al infierno, Lázaro, que se alimentaba de las migajas de la mesa del rico, cuando muere es llevado por los ángeles a la morada eterna de Dios.
 
  Esta parábola, explicó el Papa a los fieles reunidos en el patio del palacio apostólico de Castelgandolfo, nos dice dos cosas: «La primera es que Dios ama a los pobres y los levanta de su humillación. La segunda es que nuestro destino eterno está condicionado por nuestra conducta. Nos corresponde a nosotros seguir el camino que Dios nos ha enseñado para alcanzar la vida, y este camino es el amor, no entendido como sentimiento, sino como servicio a los demás, en la caridad de Cristo».
 
  El Santo Padre recordó después que mañana se celebra la memoria litúrgica de san Vicente de Paúl,  patrono de las organizaciones caritativas católicas y de cuya muerte se cumplen 350 años. «En la Francia del 1600 -dijo- vivió muy de cerca el fuerte contraste entre los más ricos y los más pobres. Como sacerdote frecuentó tanto los ambientes de la aristocracia, como el campo o los bajos fondos de París, e impulsado por el amor a Cristo organizó formas estables de servicio a los marginados, dando vida a las (…) «Caridades», grupos de mujeres que ponían su tiempo y sus bienes a disposición de los más marginados».
 
  Entre esas mujeres, el Papa citó a santa Luisa de Marillac, que junto con san Vicente fundó las Hijas de la Caridad, «primera congregación femenina que vivió su consagración «en el mundo», en medio de la gente, con los enfermos y necesitados».
 
  «¡Sólo el Amor con la A mayúscula da la verdadera felicidad! Lo demuestra también el  testimonio de otra joven que ayer fue proclamada beata en Roma. Hablo de Chiara Badano, una chica italiana nacida en 1971, que una enfermedad llevó a la muerte poco antes de que cumpliera 19 años, pero que fue para todos un rayo de luz, como decía su apodo «Chiara Luce» (Clara luz)»

  CIUDAD DEL VATICANO, 26 SEP 2010 (VIS).

Etiquetas:

2 Comentarios

  1. Julio Castellanos

    Que alegría y a seguir con el fuego que desde hace más de 350 años sigue ardiendo con la caridad en este mundo, para ser afectivos y efectivos en el servicio a los más pobres. Feliz día de San Vicente de Paúl.

    Responder
  2. Alma Aguilar

    Muchas felicidades y gracias por su presencia a la Gran Familia Vicentina.
    Les admiro y están siempre en mis oraciones y en mi corazón. Un saludo especial a las Hijas de la Caridad de Guatemala,Centro America, de quienes aprendí a amar y servir a Cristo en los Pobres.

    Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This
FAMVIN

GRATIS
VER