El Evangelio de hoy nos deja claro que toda codicia personal es una cerrazón a los valores del Reino de Dios, que están en lo más profundo del corazón y se expresan en la conciencia. Ser codicioso es tener la intención de sacar partido solamente para sí, aplastar las cabezas de los demás por sobresalir, oprimir y esclavizar a los otros para vivir bien.

Leer Amigo de los Pobres

Pin It on Pinterest

Share This