En primer lugar, Jesús rompe con el esquema tradicional de relacionarse con Dios. Suprime esa relación lejana y temerosa y da paso a una relación íntima, de profunda confianza y ternura. Yahvé ya no es simplemente Dios, es Padre.

Leer Amigo de los Pobres n. 65

Pin It on Pinterest

Share This