Celebramos ahora la fiesta de Pentecostés, con ella finaliza formalmente el tiempo pascual, espacio privilegiado donde hemos caminado con el Resucitado, tocándole, palpándole y discerniendo su voluntad suprema de “ir” hacia los demás para anunciarles el Evangelio.

Leer El Amigo de los pobres

Pin It on Pinterest

Share This