V Domingo de Cuaresma,

por | Mar 22, 2007 | Cuaresma, Reflexiones | 0 comentarios

Estamos a un paso de la Semana Santa y este quinto domingo de cuaresma, que es conocido popularmente como Domingo de Lázaro, nos presenta la figura de un Jesús que no acusa, que perdona y brinda una segunda oportunidad a pesar de los errores.Cuando pienso en este domingo de Lázaro, viene a mi mente un testimonio que escuché hace algunos años, precisamente en un quinto domingo de cuaresma. Estábamos en preparación a la misión de Semana Santa y uno de los jóvenes que integraba la pastoral universitaria, nos contó sobre la enfermedad que padecía. Este amigo de la pastoral sufría de un tumor en el cerebro, el cual decían que estaba totalmente controlado por los médicos, pero que le llevaba cada cierto tiempo a una sala de operaciones y a recibir unas quimioterapias.

El amigo nos comentaba que previo a cada quimioterapia sufría de una revisión rigurosa en el quirófano, por lo que se preparaba profundamente él y su familia, ya que por el lugar tan delicado en donde se encontraba el tumor, había un cierto grado de probabilidad de morir. Luego de pasar por el proceso, al despertar, sentía que volvía a nacer y al salir del hospital, ya sin pelo, esperaba varias semanas para que le creciera nuevamente el cabello y regresar a sus actividades cotidianas.

Este comentario nos lo hacía en referencia a Lázaro, porque se sentía muy identificado con este personaje del nuevo testamento. Su familia se alegraba de verle con vida, a pesar de tener tan cerca de la muerte. Y en este domingo, aunque la iglesia, en la lectura de evangelio no nos mencione a Lázaro, si nos hace un llamado a no herir o matar a los demás, con nuestras acusaciones y comentarios.

Y es que a veces utilizamos a la “sin hueso”, sin ninguna clemencia contra el prójimo, le tiramos piedras y piedras, hasta que dejamos tendida a la persona, llena de una mala reputación, sin tener en cuenta que posiblemente no nos encontramos libres de toda culpa.

Así que la próxima vez que emitamos un juicio sobre otra persona, que Jesucristo nos pide que no tiremos la piedra del chisme, de la mala fama contra el prójimo y que seamos conscientes que tarde o temprano, esa misma piedra nos puede caer a nosotros mismos.

Ya falta poco para la Semana Santa y que mejor ayuno y caridad que mantener la discreción y que nuestra boca sea portadora de una buena nueva de vida y vida en abundancia.

Julio Adolfo Castellanos, AMM

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This